VIII Congreso Mundial de Criadores de Toros de Lidia
Aguascalientes, México el VIII Congreso Mundial de Criadores de Toros de Lidia.
ANTERIOR INICIO PRINCIPAL

SOCIOLOGÍA DEL TORO DE LIDIA:

TESIS CULTURAL DE LA BRAVURA

 

Jorge Ramón Sarasa Juanto

Sociólogo

 

1.    INTRODUCCIÓN

 

Elías Canetti trató el tema del toro de lidia en un ensayo, tan famoso como desapercibido para algunos lectores taurinos españoles. Sefardita, cuya familia asentada en el bajo Danubio italianizó el apellido español Cañete en Venecia, el Premio Nobel de  Literatura de 1981 explica en forma sucinta el proceso histórico del toro de lidia, en Masse und Macht (Hamburgo, Classen, 1960). Primero el toro fue salvaje. Más tarde lo hicieron doméstico. La sumisión (en este caso, la selección) lo tornó agresivo. Dueño de la multitud que lo admira, el espada ha de lidiarlo según las nobles reglas de su arte, con pasos calculados y movimientos prescritos como los de una danza. Se deduce que el partenaire del torero debe reunir las cualidades que hagan posible el arte de torear. El torero se transformará así en un símbolo de la masa.

 

En el viaje de los argonautas, los toros de Apolonio de Rodas levantaron un soplo huracanado con sus bramidos/ como el de los vientos ululantes. Y Los toros en la guerra, de Tito Lucrecio Caro se echaron  a los lomos los jabalíes del ejército enemigo.

Culturas inconexas mitificaron la acometividad primigenia del toro, dentro del  bestiario que el mitoanálisis francés denomina arquetipos teriomorfos. Los reyes epónimos de Irlanda eran elegidos mediante el tarbhfhess o sueño del toro y en la remota Australia  estremece aún  el bull roarer, bramido taurino del huracán.

 

Aquellos toros salvajes lo fueron desde la noche de los tiempos hasta el Siglo de Oro español. Mas, los toros doce tigres matadores, de Luis de Góngora ¿tenían mucho en común con el toro fiero como una pantera, que impresionó en la plaza de Las Ventas al poeta ruso Lev Ivanovich Oshánin?

 

En 1766 el fiscal Soldevilla rechazaba un argumento del pliego de descargo elevado por el ganadero Gabriel Gómez, en la causa seguida contra él, por denuncia de Agustín Christobal. El susodicho Gómez había tomado posesión del Soto de la Barca, perteneciente a la república navarra de Arguedas, para el pasto de los toros. El sumario del proceso recoge la calificación que hizo el fiscal acerca de los ganados cerreros, mientras que el escrito del denunciado razona que no se puede contener al ganado por su fiereza (1).  Pero, ¿las acometidas de aquellos toros montaraces se asemejaban a la bravura lograda en los albores del siglo XXI?

 

Ortega y Gasset llamó al Toro, profesional de la bravura, expresión contenida en el borrador del prólogo para El Arte del Toreo, de Domingo Ortega. ¿Y qué ha de hacer un toro para el desempeño satisfactorio de su profesión? La suya no va a limitarse, como antaño, a la defensa y la huida frente al hostigamiento.

 

Antonio Ordóñez me dijo que las preferencias por anunciarse con determinadas divisas obedecían a la misma razón por la que un escultor selecciona los materiales que luego esculpe: "El público me pide la creación de una obra de arte  y yo elijo aquellos toros que van a ayudarme más a lograrla". Ordóñez racionalizaba la cooperación imprescindible del toro con el arte.

 

2.    HIPÓTESIS DE TRABAJO

 

La bravura es el producto cultural de una sociedad dada, porque en la selección del toro de lidia concurren: 1)  la influencia del cambio axiológico operado en el seno de la afición taurina; 2) las demandas del mercado, condicionadas por las preferencias de los toreros y otras influencias externas; 3) la reglamentación vigente en cada época y lugar, y 4) las innovaciones tecnológicas.

 

3. EPISTEMOLOGÍA

 

A diferencia de la antropología, la sociología española ha mantenido un desinterés ostensible por la tauromaquia. No debe extrañar. A pesar de la incursión de Anthony Giddens en la sociología del deporte, el sociólogo Eric Dunning destaca también lo tardío de la sociología del ocio en lengua inglesa.

 

En cambio la obra La distinción, de Pierre Bourdieu, es un modelo excelente para llevar a cabo una sociología taurina. Establece la correlación entre el  gusto y el estrato social. En el XIV Congreso Mundial de Sociología, de la I.S.A. (Montreal, 1998) obtuvo el sexto puesto, entre las treinta aportaciones fundamentales de la sociología del siglo XX. Aunque la sociología del toro de lidia no debe reducirse a ser sólo una sociología del espectáculo, sino también del ámbito social de la producción ganadera.

                                                                              

4. METODOLOGÍA

 

El presente trabajo se ha llevado a cabo mediante la técnica de recogida de datos llamada delphi, empleada sobre todo en prospectiva, pero también en sociología.

 

4.1. LA TÉCNICA DELPHI

 

Consiste en elegir un panel oculto de expertos, pidiéndole a cada uno de ellos que exprese su opinión sobre el tema objeto del estudio o estrategia. En esta investigación, primero se utilizó la entrevista en profundidad. Los ganaderos elegidos ignoraban los nombres de sus compañeros de panel. El delphi procura eliminar al máximo los sesgos por cuestiones como la reputación, el liderazgo, o incluso la simple facilidad de palabra. Sobre la influenciabilidad de los participantes en grupos de discusión recordaré el efecto Asch, entre otros experimentos.

 

En una primera fase del trabajo, denominada ronda o circulación, se establece la convergencia (o respuesta estructural del panel formado) y la divergencia. Si el delphi se aplica al diseño de una estrategia común suele constar de tres o cuatro rondas,  lo que permite el ajuste entre los puntos de vista de los expertos, En este caso no se trataba de tomar un acuerdo, sino de descubrir el ideario taurino de los criadores de toros. Tras la entrevista inicial se consideró suficiente una segunda ronda.

 

Además de darnos a conocer las ideas comunes de los componentes del panel de expertos, el delphi sirve de escenario para sostener un debate con personas cuya identidad desconocen los participantes. El experto contradice los puntos de vista de los demás, quienesquiera que fueren éstos. Estimo que, dados los objetivos de estas Jornadas, el conocimiento de las discrepancias es tan interesante como la convergencia estructural. Respecto de ésta diré que no se busca la unanimidad sino la coincidencia.

 

4.1.1. Utilidad  y características del  delphi

 

La sociología es la ciencia de las estructuras sociales. El panel de expertos procura captar no lo que piensa el individuo, sino lo compartido por  la estructura social. Los resultados no son distribuciones paramétricas. No se apoya en una muestra sino en la autoridad de los participantes. Ello no disminuye la inferencia científica del delphi.

 

4.1.2. Descripción del panel de expertos

 

El tamaño de un delphi suele oscilar entre los 15 y los 35 expertos. El  formado para  esta investigación se componía de veinticinco ganaderos de toros españoles y extranjeros, criadores de encastes diferentes. Quiero expresarles tanto mi gratitud más profunda por la cortesía recibida de todos ellos, como presentarles mis disculpas por las molestias ocasionadas a cada uno.

 

4.1.3. Cuestionario inicial de las entrevistas

 

  1. ¿Qué es la bravura?
  2. La bravura apareció en la historia del toreo ¿por la propia selección natural del toro primitivo, o como resultado de la selección artificial practicada por los ganaderos?
  3. ¿La bravura es obra de la naturaleza, o de la mano del hombre?
  4. ¿Casta y bravura son idénticas?
  5. ¿Cómo definiría lo que es un encaste?
  6. ¿Un ganadero es libre a la hora de orientar la selección, o recibe presiones externas para criar un toro determinado?
  7. ¿Cómo definiría un toro bravo?
  8. ¿En la selección tiene más importancia el libro genealógico –es decir la reata- o la tienta?
  9. ¿Piensa que el concepto de bravura ha cambiado al correr de los años?

 

 

4.2. TÉCNICAS DE ANÁLISIS

 

La conversión de los datos nominales en cuantitativos fue llevada a cabo mediante la construcción de una escala para cada variable. Una vez elaborada la matriz o tabla de contingencia, la información obtenida se trató mediante el análisis bifactorial de correspondencias múltiples, el análisis de clusters y el análisis cualitativo de contenido.

 

5. PANEL DE EXPERTOS

(Mencionados por el orden de antigüedad de las ganaderías que les son propias, o representan)

 

(Al objeto de preservar la identidad de los componentes del panel, a cada experto se le asigna un número, que no se corresponde con el orden de los nombres mencionados en la lista de ganaderos).

 

D.  JUAN PEDRO DOMECQ SOLÍS

D.  FERNANDO DOMECQ SOLÍS

Dª  PILAR FERNÁNDEZ COBALEDA

D.  PEDRO GUTIÉRREZ MOYA

D.  ANTONIO PÉREZ-TABERNERO ANGOSO

D.  TOMÁS PRIETO DE LA CAL PICÓN

D.    VICTORINO MARTÍN GARCÍA

D.    MANUEL PÉREZ-TABERNERO ANGOSO

D.  LUIS GUILLERMO LÓPEZ OLEA

D.  ENRIQUE MARTÍN ARRANZ

D.  JOSÉ JAVIER GARCÍA CEBADA

D.  BORJA DOMECQ SOLÍS

Dª  ROSARIO OSBORNE DOMECQ

D.  ÁNGEL PERALTA PINEDA

D.   JOAQUIN MANUEL DE VASCONCELLOS E SÁ GRAVE

D. FERNANDO DOMECQ LÓPEZ DE CARRIZOSA

D.  CÉSAR RINCÓN RAMÍREZ

Dª  DOLORES AGUIRRE YBARRA

D.    RAMÓN SÁNCHEZ DE YBARGÜEN GUTIÉRREZ

D.  JAVIER GUARDIOLA DOMÍNGUEZ

D.  RICARDO GALLARDO JIMÉNEZ

D.  GONZALO DOMECQ LÓPEZ DE CARRIZOSA

Mme. MARIE-PIERRE CALLET

D.  DIEGO PUERTA DIÁNEZ

D.  JAVIER MORENO AROCENA

 

6. RESULTADOS. TEXTO DEL DELPHI

                         (En negrita, los ajustes de la 2ª ronda)

 

6.1. TEXTO CONVERGENTE

 

Ítem A: ¿Qué es la bravura?

 

Es la capacidad de lucha del toro hasta la muerte, con la condición de que lo haga con entrega.

 

La bravura del toro consiste en embestir constantemente hasta el final, sin mostrar síntomas de fatiga. Cualquier animal salvaje si le diesen tres puyazos ¿iría a más? ¿Se arrancaría más fuerte? Esa es la cualidad que distingue el toro de otras especies. Bravura es la capacidad de acometividad con potencia, resistencia y nobleza. Va de menos a más. El hecho de acometer y de acudir al cite es lo que caracteriza al toro de lidia.

 

La bravura también puede definirse como el desarrollo obtenido al seleccionar la capacidad de acometer: la fiereza seleccionada y orientada hacia la nobleza. O sea, la bravura encaminada hacia la creación de belleza.  O en cuanto conjunción armónica de agresividad, codicia, combatividad y nobleza. De todos modos, la bravura es un concepto subjetivo y evolutivo, pero distinto de la fiereza. La bravura es cultural, un vestigio más  del paso del hombre sobre la Tierra.

 

Con la ayuda de los genetistas se dará un salto cualitativo importante dentro de unos años. Llegaremos a saber con exactitud cuáles son las características fundamentales de la bravura. Cuáles van unidas a otras y cuáles son contrarias.

 

Ítem C: ¿La bravura es obra de la naturaleza o de la mano del hombre?

 

Gana la bravura como creación humana. La bravura, tal como hoy la entendemos, es  obra de la mano del hombre (48%).

 

La naturaleza no ha creado el toro bravo como hoy existe. Creó un bovino con alguna agresividad - un carácter no muy abundante - pero no como se define ahora la bravura, que es un conjunto de características comportamentales y que, por consiguiente, es cultural.

 

La bravura es creación del hombre. La bravura innata era defensiva y la actual es de ataque.

 

Le siguen los que afirman que la bravura es obra conjunta de la naturaleza y de la mano del hombre (44%), porque lo que no existe no se puede hacer. Ahora bien, reconocen que el toro es obra de la interacción entre la naturaleza y el hombre.

 

Esto quiere decir que el (92%)  de los ganaderos admite que la bravura es cultural, por cuanto ha sido, o bien creada, o bien mejorada,  por una selección de la que el hombre es el autor.

 

Únicamente el (4%) dijo que la bravura es fruto de la naturaleza y otro (4%) no contestó.

 

Uno de los expertos  apostilla que la bravura es (100%) obra de la mano del hombre.

 

Ítem F: ¿Cómo definiría lo que es un encaste?

 

En primer lugar es un linaje o grupo filogenético originario. Es también la fijación de caracteres mediante la selección artificial. Es un genotipo y un fenotipo definidos. Aquellos que se ha conseguido fijar por un ganadero o un grupo de ganaderos. Un encaste no es más que la fijación de un conjunto de caracteres definitorios, que separan una ganadería, o grupo de ellas, de las restantes. Finalmente, constituyen un encaste los rasgos morfológicos y conativos, o conductuales, que les son comunes a una población de ganado de lidia.

 

El encaste está unido a la actitud de pelea en la plaza, que es diferente según el origen. Sobre todo hay dos cosas que distinguen los encastes: el comportamiento con el caballo y en banderillas.

 

El encaste es un conjunto de ganado con genotipo diferencial fijado y distinto a los demás, obtenido por la selección de un ganadero.

 

Ítem G: Influencia de la sociedad en la cría del toro de lidia

 

La sociedad influye en la cría del toro porque la corrida es un reflejo de la sociedad. La mano del hombre ha intervenido modificando ciertos caracteres del toro para adecuarlos al modus vivendi de la sociedad actual. Ésta no entendería la fiereza incontrolada de un toro que no se dejase dar un pase.

Ítem E: ¿Hay casta mala?

 

. Citan el genio y la mansedumbre. En la 2ª ronda un ganadero matiza que la casta buena, una vez depurada, puede existir de forma independiente al genio.

 

El genio o casta mala es algo que se ha ido depurando con la selección y que hoy es un problema secundario para la misma. La casta y el genio son dos caracteres esencialmente distintos. La casta - o capacidad de mantener el vigor en la acometida a lo largo de la lidia - es hoy la asignatura pendiente en el toro actual, pero puedo asegurar que tenemos la base genética y las herramientas necesarias para ganar este envite, aunque como todo en la selección necesita tiempo.

 

(El  ítem  E  continúa en el Texto divergente)

 

Ítem I: Influencia de las modas del público taurino en la cría del toro

 

Parece que ahora se está produciendo una transición. Ha habido unas décadas en las que se buscaba un toro que tuviera menos casta y fe ciega en los engaños. En este momento se pide también raza, es decir un toro más encastado, que produzca transmisión. Ahora bien, el toro sale toda la vida a compás del público, que es el que manda.

 

¿A qué gourmet iba a disgustarle la visita a una bodega? El toro es como el vino: la contemplación del toro en su ecosistema haría muchos aficionados.

                                              

Ha habido unas décadas en las que se buscaba un toro más noble.

 

Ítem J: Influencia de  los mass media en la cría del toro

 

Los medios informativos son creadores de opinión pública, y por consiguiente de opinión pública taurina.

 

Ítem K: Influencia de los veterinarios en la cría del toro de lidia

 

Hace unos años el toro salía más terciado. Hoy en las plazas importantes sale más grande y con la presentación más seria de la historia del toreo. El toro de hoy se echa efectivamente con más volumen. Quizá en un futuro próximo se va a tener que  achicar para que recupere la movilidad de antaño. El peso ideal de los toros en plazas de primera debiera oscilar entre los 500 y 550 kg. Así conservaría para la lidia la movilidad necesaria.

 

Ítem L: Influencia de  los presidentes en la cría del toro

 

La actitud de los presidentes - y por supuesto de los reglamentos taurinos - se refleja en la selección. Por ejemplo en la cuestión de los indultos. La corrida es la tienta más perfecta y la lidia un test al que sometemos el toro.

 

El indulto no debe considerarse como un premio para la ganadería, sino como una herramienta imprescindible para la selección y la mejora del toro de lidia.

Las influencias presidenciales y reglamentarias se hacen notar sobre todo en los reconocimientos previos a la corrida, que van fijando la morfología que se exige en las plazas.

 

Ítem M: Requisitos culturales del toro

 

El toreo de hoy consiste en dirigir al toro con los vuelos del capote y la muleta  Esto exige de manera inevitable un componente de nobleza, factor antiguamente casi innecesario. Por aquello de que los toros se parecen a sus dueños, el ganadero les imprime  el concepto que tiene del toreo.

 

Ítem Q: Condiciones del toro para la lidia

 

Fijeza en la embestida, de manera que haya una atención visual persistente y concentrada en lo que tiene delante. Un afán por  alcanzar los vuelos del capote y la muleta. De todo aquello que se mueve. Que se venga pronto, de largo y sin movimientos mortecinos. Con un galope ágil y veloz.

 

Que  posea movilidad. Que repita sus arrancadas a todos los estímulos, meta la cara con regularidad y se rebose. O sea, algo tan sencillo como que embista con claridad y franqueza.

 

Que se humille y se desplace entregado. Que tenga durabilidad y continuidad en la embestida. Que acuda al caballo, empuje  y repita.

 

Un toro que haya sido bravo en el caballo, si después se para en el último tercio, no será tan bravo como otro que en banderillas se vaya arriba y en la muleta embista con calidad. El toro bravo continúa embistiendo cuando no puede más. Da la impresión de que cuando le entran a matar queda toro. Hay que prestarle atención al comportamiento que muestra el toro al final de la lidia. Que tenga hechuras y mirada noble. Y clase. La clase y la  bondad van de la mano.  Cuando un toro bravo se entrega permite el toreo bueno. Combatividad, codicia y transmisión,  o sea la cualidad que suscita las emociones del público. Sin raza no hay transmisión. Es un animal criado para que mate sin conseguirlo.

 

La casta buena es un componente de la bravura. Que el toro se crezca al castigo. Que lo tome cada vez de más lejos, porque en el primer puyazo el toro no sabe adónde va. Que busque el terreno de los medios para morir.

 

No creemos que se vuelva a crear otra especie de animal que se le asemeje por lo que aporta al arte, a la cultura, a la filosofía de todo un país que gira en torno al toro de lidia. Cada ganadero imprime a su ganadería un sello distinto. El toro del futuro va a evolucionar como evolucione el toreo.

 

Ítem N: Técnicas de la selección

 

El ganadero cría toros por el método de la descendencia. La verdadera selección es la descendencia. Para fiarse de un reproductor/a hay que esperar el resultado de varias crías. Las reatas son fundamentales para la selección. Por eso llevan ventaja los propietarios de ganaderías que tienen cien años.

 

Una labor trascendental es decidir con qué vaca se acoplará mejor un semental determinado. Supone la combinación adecuada de muchos caracteres. Si un raceador no da cara a los hijos, pero éstos heredan clase, habremos de echarlo a cubrir las vacas más apropiadas para que se compense la morfología de los productos. Hacer los lotes para cada semental (25 a 35 vacas)  es la clave del éxito ganadero. Si acertamos al elegir las vacas que se aparearán con un semental obtendremos los resultados apetecidos. Son pocos los ganaderos que tientan las hembras de utreras y  de cuatreñas.

 

Será mejor ganadero el que mejor conozca a sus vacas. En cierto modo una ganadería brava es un sistema de matriarcado.

 

Este criterio recuerda la pauta seguida en la cría internacional del caballo de carreras. Me explica José Antonio Sagardoy, ex director de la Yeguada de Ulzama, que el semental está garantizado por haber sido generalmente un crack del hipódromo. El criador del purasangre se concentra en la línea femenina directa de la yegua, que es la procedencia que puede ofrecer dudas equis generaciones atrás. Por tanto cobra  interés la reata materna: la madre de la madre, la  madre de la abuela, etc.

 

No parece haber una evidencia científica sólida de que el padre aporte a la descendencia más que la madre. Ahora bien, el semental tiene una influencia más decisiva sobre una ganadería porque la vaca pare un macho cada dos años y el semental puede tener cincuenta hijos en el mismo tiempo. Si encasta bien, un semental te puede subir la ganadería por el número de productos y si encasta mal te la echa por tierra.

 

La selección hecha por el hombre es tan fundamental que si llevásemos una ganadería brava a una isla desierta volvería progresivamente a su estado primitivo de agresividad salvaje.

 

Hemos de implementar la selección informática. No se trata sólo de cambiar la libreta por el ordenador.

 

La cría del toro no es tarea fácil. Se trata de un proceso lento y largo. La reacción del ganadero siempre es tardía. Las reacciones del ganadero, en el sentido de cambio de rumbo, son necesariamente retardadas porque una toma de decisión tarda cinco años en verificarse en la plaza.

 

(El ítem N continúa en  el Texto divergente)

 

Ítem O: ¿Ha cambiado el concepto de bravura con el tiempo?

 

Sin duda porque la bravura forma parte de la escala de valores de los aficionados. El toro de hace un siglo, o siglo y medio, no se parecía al de hoy. En las corridas del siglo XVIII, y buena parte del siglo XIX, el toro acometía y huía. Embestía en defensa propia. Después llegó la supremacía de la suerte de varas sin peto. La faena de muleta quedaba reducida a una rápida preparación del toro para la muerte. En aquella etapa de la Fiesta los toros salían más abantos. Actualmente, el toro es más noble y menos fiero que en otros tiempos. En realidad las quince o veinte varas eran quince o veinte picotazos. Entonces lo admirable para los públicos era que un toro pelease bien con el caballo. En cambio, hoy en día, para el aficionado lo primordial del toro es la acometividad constante, unida al ansia de prender los vuelos del capote y la muleta, así como una más embestida rítmica y noble.

 

Ítem P: El toro funcional para el arte

 

El (80%) de los ganaderos está de acuerdo con la afirmación de que el toro verdaderamente bravo es el toro funcional para el arte del toreo. El toro bravo es el que va coger la muleta. El que ayuda al torero a hacer un espectáculo creativo y con belleza. O sea, la  bravura de la toreabilidad.

 

Seleccionamos una bravura funcional para el arte por la imprescindible adaptación y sintonía del toro de lidia con las sucesivas épocas del toreo. Ha habido maestros que revolucionaron o simplemente cambiaron la tauromaquia y el ganadero ha debido acoplarse al arte de su tiempo, porque a lo largo de las diferentes épocas se requería un toro distinto para un toreo también distinto

 

Los cinco ganaderos restantes también lo reconocen, sólo que de manera tácita. De nuevo nos encontramos ante una evidencia cultural de la bravura. La bravura orientada hacia un fin: hacer posible el arte de torear. La fijeza que da confianza al torero; la humillación, la clase y que se rebose. Pero a veces son los toreros los que no les ponen a los toros los estímulos en la forma adecuada.

 

Actualmente está de moda el toreo a caballo. El rejoneador precisa un toro de buen tranco, sin violencia, ni querencias. Esas características hacen el toro ideal para el toreo ecuestre.

 

6.2. TEXTOS DIVERGENTES

(Opiniones discrepantes)

 

Ítem B: Aparición de la bravura

 

Para una minoría de los participantes en el delphi (12%), la bravura apareció durante la selección natural, por tratarse de un fenómeno medioambiental, propio de áreas determinadas como Andalucía, Salamanca o Navarra, en las que nacieron las castas fundacionales. Algo de bravura ha tenido que existir siempre. Luego, con los Hermanos Rivas, de Dos Hermanas, vino la selección ordenada de la tienta.

 

Un grupo significativo (28%) opina que la bravura, tal como hoy la entendemos, aparece sólo durante la selección artificial practicada por los ganaderos. Las manadas antiguas tenían cierto grado de acometividad. Para los festejos  taurinos las reses se probaban y se entresacaban. La bravura es justamente el desarrollo obtenido al seleccionar aquella capacidad germinal de acometer. Después se exigió que embistiesen de una determinada manera y es cuando la acometividad primitiva se transformó.

 

La bravura nace durante la selección realizada por los distintos ganaderos que han creado el desarrollo del toro de lidia. El ganadero que se pronuncia así niega de forma categórica los orígenes medioambientales de la bravura.

 

El sector mayoritario (60%) adopta la postura ecléctica: la bravura surge cuando la mano del hombre actúa sobre la materia prima de la agresividad primigenia. Comienza durante el periodo de la selección natural, cuando los bovinos montaraces embestían para defenderse del hostigamiento, y alcanza su cenit durante la selección artificial, orientada ésta por el ganadero hacia la mejora de aquella agresividad primitiva. La mano del hombre ha aportado la nobleza del toro. Que sea bravo pero con nobleza. Al principio el toro era sólo agresivo.

 

 

 

Ítem D: ¿Casta y bravura son idénticas?

 

 

Responden :  24%

Responden no: 52%

No contesta:      24%

      

 

 

ARGUMENTOS DE QUE SON IDÉNTICAS

 

Casta y bravura son similares. Y raza también. El toro con raza es el que tiene casta y bravura. Un toro está encastado cuando embiste con temperamento. La casta tiene que ir aparejada al poder. Para mí la bravura sin casta es imposible. La bravura es consecuencia de la casta. La casta es lo que genéticamente lleva el toro. La casta es la bravura seleccionada Un toro encastado es un toro enrazado y con poder. El toro con poder es el que da emoción.

 

ARGUMENTOS DE QUE SON DIFERENTES

 

La bravura incluye la casta. No se pueden identificar con exactitud ambos términos, porque la palabra bravura conlleva más cosas que la casta. Son caracteres independientes que se heredan de forma independiente. (Casta y bravura) se han confundido porque se les ha querido atribuir el mismo significado. Casta es la unión de los caracteres de fortaleza física y fiereza. Casta y bravura en realidad son distintas, pero están muy cerca. Casta y bravura son caracteres que ni siquiera se heredan conjuntamente.

 

AMBIGÜEDAD DEL TÉRMINO CASTA. LA RAZA

 

Yo me quejo de esto mucho. No hay uniformidad de vocabulario entre la tribu taurina. Bravura es un concepto más amplio y el toro bravo puede tener casta en mayor o menor cantidad. Yo llamaría casta a la agresividad. Yo intento distinguir la raza de la casta. La raza yo la defino como la capacidad de luchar hasta la muerte (una de las definiciones de bravura).

 

Un toro puede ser a la vez bravo y encastado;  o manso y encastado, o bravo y noble. Antiguamente el toro salía huyendo y había matado tres caballos. Hoy se les pega mucho más que antes en la suerte de varas. Aunque no se les haga  mucho daño con la puya. El rejoneo no quebranta tanto al toro y en cambio el rejón de castigo - que le ha quedado dentro - es más fuerte que una puya. Por tanto es el romaneo contra el peto lo que le hace daño al toro.

 

Ratificación en la segunda ronda: Casta y bravura no son idénticas.

 

Ítem E: ¿Hay casta mala?

 

Responden:

%

La casta es un factor opuesto a la bravura.

8

La casta es un factor asociado a la fiereza.

8

La casta puede estar  asociada con el genio

16

La casta puede estar asociada con la mansedumbre

24

Polisemia o ambigüedad del término casta

(Véase Ítem E,  texto convergente)

 

44

 

Ítem H: Influencia de los toreros en la cría del toro

           

 

Responden : 60%

Responden no: 8%

No contesta:  32%

 

          

Sí, lo que influye de manera fundamental (en la cría del toro) es la evolución del toreo.

 

Ítem N: Técnicas de la selección

 

Preferencia por la reata

44%

Preferencia por la tienta.

16%

Importancia de ambas técnicas

32%

Acoso y retienta de machos, para sementales

     4% (1)

Otras técnicas (como las valoraciones genéticas informáticas)

4%

No contesta

(1)  Incluido tambien en la categoría “ambas técnicas”

4%

 

Si la bondad de cada técnica selectiva la expresáramos porcentualmente hubiera de corresponderle el (60%) a la reata; el  (40%) a la tienta y el (100%) a la reata y la tienta juntas.

 

Ítem P: ¿Se cría un toro funcional para el arte de torear?

 

ARGUMENTOS DEL SÍ. (80%):

 

Actualmente el toro debe aguantar cincuenta pases. Con el concepto de ganadería moderna el toro bravo tiene que ser tonto y sin frenos. Cuando un toro bravo se entrega permite el toreo bueno. Lo que el  torero busca es el encaste con el que está más a gusto delante y al que mejor le puede cortar las orejas.  

.

Hoy los toros, lo que se dice embestir, embisten mejor que nunca. El comportamiento de un toro bravo varía del de un toro encastado en que éste comienza fuerte y acaba viniéndose abajo. En cambio el toro bravo empieza fuerte y cuando nota que le puede el torero se entrega. No ha de arrancarse como un cañonazo. El galope del toro debe tener ritmo y temple. Que la embestida denote clase, y por tanto al meter la cara y los riñones  lo haga con un ataque rítmico y en el remate de las suertes ponga estilo. Uno vive en una época y todo aquel que no vive en su época está desarraigado y, sencillamente, no existe.

 

  

ARGUMENTOS DEL NO (12%):

 

La bravura sin casta es imposible, porque la bravura es consecuencia de la casta. La bravura es más importante para el ganadero y la nobleza para el torero. El toro ha de ser guapo y con pitones. La auténtica bravura es la respuesta del toro al caballo, aunque luego moleste al torero. Que reciba por lo menos tres puyazos. Yo no estoy de acuerdo con eso que se dice que el galope debe tener ritmo y temple. Ese galope como un cañonazo, ese galope fuerte es el que da emoción. Hay conceptos nuevos que nunca se han usado. Representan una visión del toro. La del toro con estilo. Pero el estilo lo debe poner el torero. El toro ha de ser un toro encastado y tener mucha acometividad.

 

La bravura es básica para el toro, mientras que la casta es más importante para el ganadero y la nobleza para el torero. (El autor de esta frase indica su disconformidad  con el párrafo del ganadero anterior aunque luego moleste al torero).

 

6.3. DEBATE

 

6.3.1. Cuestión: El indulto de los toros

(Se insiste en que al objeto de preservar la identidad, a cada ganadero se le asigna un número que no se corresponde con el orden de los nombres mencionados en la lista de expertos).

 

Experto 17: Es el ganadero el que debe decidir el indulto del toro, porque él es el que sabe lo que necesita en su casa para la selección.

 

Experto 2: No estoy de acuerdo en que el indulto dependa exclusivamente de la potestad del ganadero. Hace falta una nueva reglamentación de los indultos, con un número de puyazos mínimos: tres en plazas de primera y de segunda, y dos en plazas de tercera.

 

Experto 20: Mi opinión es intermedia entre las dos soluciones propuestas. Debe de estar reglamentado y ajustarse a la normativa vigente [...] Es necesaria la intervención de todos los estamentos y partes implicadas: público, torero y ganadero.

 

El indulto es algo beneficioso y debemos irnos acostumbrando a que se produzca, sin prodigarse, pero que se otorgue cada vez que un toro se lo merezca. Y muy importante: sea la plaza que sea, siempre que se trate de un indulto realmente merecido.

 

Experto 25: (Coincide plenamente con la opinión del Experto 20).

 

Experto 19: Un toro que salga alegre, que acepte el castigo del caballo con fuerza y fijeza; que sea noble, y que permita el lucimiento del torero por su nobleza y transmisión -o sea encastado y bravo-  pudiera muy bien ser indultado, porque el indulto es muy importante para el ganadero.

 

Experto 5: El indulto no debe vulgarizarse. Si no, so pretexto de la selección, acabarán matándose sólo los mansos. Ahora bien, el indulto debe fomentarse razonablemente, respecto de lo que vino siendo en las últimas décadas. Pero sin pasarse, como en Sudamérica.

 

Experto 1: Una vez que la corrida salta a la plaza el público es soberano. Las cosas están bien como están. Sin embargo, un indulto es un triunfo de la Fiesta y una parte de la misma muy positiva. Que se le perdone la vida a un toro es una segunda oportunidad para el ganadero. Lo tuvo cuatro años en el cercado y no lo seleccionó de motu proprio para semental.

 

Experto 6: Opino que sea el público quien decida, porque si no convertiremos  el espectáculo en una fiesta particular y la corrida es una fiesta universal. El público debe ser soberano en los tres tercios de la lidia.

 

Experto 4: Mi posición es ecléctica. Los ganaderos cuando llevamos una corrida a la plaza estamos sometiéndonos voluntariamente al examen del público. Por eso mismo la opinión del público debe contar a la hora del indulto. Yo pienso en una doble fórmula: a) que se le conceda al ganadero el derecho a pedir el indulto y el público sea libre de concederlo o no y b) que si el público es el que toma la iniciativa de perdonarle la vida al toro, el ganadero diga lo quiero o no lo quiero para llevármelo de semental.

 

Experto 22: Debe seguir concediéndolo el presidente y sólo en plazas de categoría. Puede tener cierto valor para la selección, si se hace con seriedad.

 

Experto 15: Que el ganadero pueda pedir el indulto para el toro que él considere que pudiera servirle de semental. No es lo mismo la tienta de un eral que la lidia de un cuatreño en la plaza. La tienta de machos en el campo debe desaparecer porque es una prueba obsoleta. El ganadero debiera tener siempre a su disposición la simiente de los toros indultados. La corrida es la prueba definitiva.

 

Experto 8: El indulto debe ser potestad del público y del presidente, y concedido por aclamación. Además no tiene porqué ser un instrumento útil si seleccionamos por reata.

 

Experto 11: Es muy necesario que se perdone la vida de los toros. Se debieran dar  facilidades para que haya más indultos.

 

Experto 14: Soy muy favorable al indulto porque: 1º es la prueba definitiva de la bravura; 2º tengo ya la certeza de que los indultos son mejorantes; 3º perdonar la vida a un toro es positivo desde el punto de vista político, ante los enemigos de la Fiesta; el toro puede ganarse la vida y 4º es una gran oportunidad para el público de participar en la selección. Eso, desde luego, si el toro tiene la oportunidad de  ser lidiado  en el momento oportuno. Y es que, a igual comportamiento, no es lo mismo que salga  en primer lugar a que sea el quinto de la tarde.

 

Tampoco entiendo por qué una afición de una plaza de tercera ha de quedar privada de poder indultar.

 

Experto 16: Yo me decanto a favor del ganadero. Que decidiera el indulto el ganadero sería lo ideal. Una vez que el toro indultado esté en su casa, el ganadero verá lo que hace con él. No obstante hay un problema de comunicación. Si el ganadero está en el callejón, cerca de los toreros, la cosa es más fácil. Pero comunicarse con el presidente es más complicado si el ganadero presencia la corrida, como sucede, desde el tendido.

 

Experto 18: Que lo pueda pedir el ganadero en función de la selección y el público sobre la base de lo que ha visto.

 

Experto 12: Siempre que el toro indultado reúna las condiciones de un toro bravo de verdad, perdonarle la vida me parece fantástico. Pero, insisto, el toro ha de ser fiero, ir al caballo cada vez de más lejos y dejarse pegar por el picador una y otra vez. En caso contrario el indulto no vale.

 

Experto 10: El indulto es muy positivo.  A condición de que el toro indultado se haya comportado como un toro completo, tanto ante el caballo como en la faena de muleta. Y - algo muy importante- que sea un toro con las características de su casta. Que no haya ido al caballo corrido, que no lo hayan picado tapándole la salida y que no haya cabeceado, o echado la cara arriba. Para algunos públicos percatarse de esos detalles resulta difícil.

 

Experto 21: Por cierto, los indultos tenían en Navarra carta de naturaleza. Para mí el toro indultado es tan fundamental para la selección que lo excepcional debiera ser echar a las vacas un semental que no hubiese sido indultado previamente en una corrida. Es decir, ni más ni menos que como ocurre con los sementales purasangres del caballo de carreras.

 

Experto 9: El indulto es muy importante para la cabaña brava. Si en el campo un semental recibe cuatro puyazos, en la plaza que reciba un mínimo de dos. Debiera reglamentarse que el presidente no pueda negarse al indulto, cuando estén de acuerdo el público, el torero y el ganadero.

 

Experto 7: Hay que ser democrático. Si el público lo pide, muy bien. ¿Exigencias para el indulto? Que haya tomado tres puyazos, porque en una tienta de machos, aunque la puya sea distinta, recibe seis o siete puyazos. Y que en la muleta se vaya  el toro arriba de verdad. Luego el ganadero verá si pertenece al encaste adecuado, o presenta problemas de consanguinidad.

 

Experto 24: El indulto es muy interesante porque es muy difícil sacar un semental bueno. Si el toro tiene bravura, nobleza y raza, me parece bien que le perdonen la vida. Que lo pida el público y lo conceda el presidente.

 

Experto 3: Yo soy muy partidario de los indultos. En primer lugar porque se le da un sentido más moderno a la lucha del toro, que puede salir triunfante si destaca sobremanera en ella, y en segundo lugar porque es la prueba más perfecta que se puede realizar sobre su comportamiento,  y que unida a una razonable reata puede conseguir un gran semental reproductor.

 

Sería muy conveniente que el ganadero pudiera pedirlo al presidente y que éste lo comunicara al público, para que por medio de pañuelos, como en las peticiones de orejas, fuera el que dictaminara sus preferencias y que el presidente interpretase esta petición. Con ello el público intervendría más en el espectáculo y se le añadiría el morbo de ser el que tuviera en sus manos una decisión trascendente.

 

Prever todos los toros que pueden ser buenos raceadores, sólo por la reata, es tarea muy cercana al imposible.

     

7. ANÁLISIS

 

7.1. ANÁLISIS DE CORRESPONDENCIAS MÚLTIPLES (ACM)

 

1º Debo advertir que el (ACM) practicado no descubre la relación entre los caracteres biológicos del toro, por cuanto la sociología no maneja datos de laboratorio. Lo que pone de relieve son las actitudes de los ganaderos respecto de la bravura y los caracteres que la integran, así como las relaciones entre las diferentes variables y modalidades (Véase Gráfico 1).

 

Gráfico 1: Mapa de Correspondencias


 

2º  El (ACM) comprende 25 observaciones (ganaderos), con un número total de 20 variables y 58 modalidades, de ellas 8 variables y 25 modalidades activas, relacionadas con el ideario taurino acerca de los caracteres del toro, mientras que las restantes variables y modalidades pasivas están relacionadas con la hipótesis de la ponencia. 

 

3º Las variables activas, cuya inercia ha determinado el sentido de los ejes, han sido:

 

F1: (Eje de la x, u horizontal). En el extremo izquierdo, (AH2) ATAQUE RÍTMICO, con "peso" (22.3). El extremo opuesto, o derecho, lo ocupa la modalidad (AC2) GENIO  con valor (22.3), de la variable CASTA MALA.

 

F2: (Eje de la y, o vertical). En el extremo superior encontramos la (AA1) DEFENSA DEL TORO, modalidad de la variable BRAVURA, cuya contribución acumulada para este factor es (27.4) y arriba del 2º cuadrante, (AB1) CASTA IGUAL A BRAVURA  (20.2).

 

En el inferior del cuarto cuadrante, (AD1) GRUPO FILOGENÉTICO ORIGINARIO (ENCASTE) de "peso" (19.3). Como consecuencia, el eje vertical relaciona, de arriba abajo, la historia de la casta, desde el toro cerrero al toro encastado.

4º En "puntos múltiples por parejas" vemos en la proyección sobre el plano - según las (SD) - a partir del centro un nodo o punto oculto, por la coincidencia de las variables (AF2) (Transmisión) y (AH2) (Ataque rítmico), cuyas etiquetas aparecen separadas en el mapa, para hacerlas legibles. También (AQ1) (Agresividad primigenia) es un nodo oculto coincidente con (AS2) (Bravura evolutiva)

 

5º El análisis estructural (ACM) descubre una estructura externa envolvente que pasa por los puntos (AA1)(Defensa del toro)---  (AC3)(Fiereza incontrolada)---  (AC2) (Genio)--- (AA2) (Crecerse al castigo)--- (AH2) (Ataque rítmico)/(AF1) (Transmisión)--- (AE1) (Movilidad), para acabar de nuevo en (AA1)(defensa del toro). Resume la historia de la bravura, desde el toro cerrero hasta el toro bravo.

 

6º En el interior de la estructura mencionada se inscribe un triángulo, cuyos vértices son  los nodos (AA5) (Lucha hasta la muerte)--- (AA3) (Fijeza: confianza del torero)--- (AA4) (Continuidad en la embestida). Define la bravura tal como hoy la entendemos. La forma triangular no es caprichosa, sino que viene dada por las (f) de las respuestas a la pregunta del cuestionario ¿Qué es la bravura? Nótese que dentro de esta estructura comprensiva de la bravura no hay ningún carácter opuesto a ella. En cambio están situadas en los bordes los caracteres del toro bravo actual (AE1) (Movilidad)--- (AG1) (Durabilidad)--- (AH2) (Ataque rítmico)/ (AF1) (Transmisión). La estructura triangular de la bravura recibe este nombre al margen de la figura geométrica,  conforme a la metodología  (ACM), ya que una misma variable tiene modalidades significativas en tres cuadrantes (1,3 y 4).

 

7º. Entre los cuadrantes 3 y 4 se concentra un elipsoide muy próximo a los ejes. Esta centralidad de la nube de puntos, refleja un nivel alto de convergencia - coincidencia de las (f)- entre los ganaderos consultados. La concentración junto a los ejes demuestra que los ganaderos han compartido, prácticamente por unanimidad: 1. La interacción entre cría del toro y sociedad (AK2). 2. La cría bajo pautas culturales (AQ2), por cuanto la selección exige una bravura diferente de la agresividad natural. 3. El cambio del concepto de bravura (AS2) y 4. La toreabilidad, o toro funcional para el arte (AT3).

 

8) Obsérvese en el mapa la presencia de nodos dispersos en los cuadrantes negativos 1 y 3. Quiere decir que hubo pocas (f), respecto de esas etiquetas. Sin embargo el análisis de contenido del delphi nos mostró que la falta de citas sobre una modalidad se debía a simple olvido.

 

9) Relacionado con las (f) y apreciable en el mapa, el efecto fit se debe precisamente a la espontaneidad de las respuestas acerca de las condiciones del toro, propia de la técnica empleada en la recogida de datos. Y también a diferencias no de criterio sino de léxico, para referirse a los mismos caracteres.

 

 

7.2. ANÁLISIS DE CONGLOMERADOS

 

Trata de descubrir la unanimidad del grupo. El análisis de clusters se ha efectuado a partir de las puntuaciones de los factores (F1) y (F2) del análisis de correspondencias múltiples. (Véase Gráfico 2).

 

Panel

25 expertos

Cluster 1

6        “

Cluster 2

9        “

Cluster 3           

10      "

 

 

Gráfico 2: Diagrama de Clusters

 

 

7.2.1. Nivel de eficiencia

 

El nivel de eficiencia es 69,679, es decir un valor muy alto, por lo que se confirma la diferencia entre grupos, o hipótesis alternativa (H1).

 

 

7.2.2. Análisis de varianza (ANOVA)

 

Se aprecian diferencias significativas entre los tres pares de clusters, para el factor (F1), al nivel de confianza del 95%.

 

Así mismo, se aprecian diferencias significativas entre los clusters 1 y 2, y entre los clusters 2 y 3, en cuanto al factor (F2), al nivel de confianza del 95%. Por lo que se confirma la hipótesis alternativa. (H1).

 

No se aprecian diferencias significativas entre los clusters 1 y 3 para el factor 2. Por lo que se confirma la hipótesis nula (H0).

 

En resumen: los grupos 1 y 2 presentan diferencias significativas, respecto de los dos factores: eje horizontal (bravura)  y eje vertical (casta).  Los clusters  2 y 3 manifiestan también diferencias en relación con ambos factores. En cambio los grupos 1 y 3 sólo presentan diferencias sobre el factor representado por el eje vertical.

 

 

7.2.3. Localización de los clusters

 

Grupo 1: Situado en el tercer cuadrante, cercano al eje horizontal. Contribuyen a esta localización las frecuencias (f)  de algunos caracteres de inercia factorial manifiesta.

 

Grupo 2: Ocupa el segundo cuadrante, pegado al eje vertical, relacionado con la historia de la casta. Se diferencia de los clusters 1 y 3 porque expone una concepción más tradicional del toro.

 

Grupo 3: Ocupa el cuarto cuadrante. Coincide con el cluster 1 en el concepto de lo que debe ser un toro bravo y sólo le aparta las frecuencias (f) respecto de la casta. Al igual que el  cluster 1 discrepa también del grupo 2. Como el grupo 1, el cluster 3 ocupa posiciones cercanas al eje de las abscisas. Es decir, entre los grupos 1 y 3 existe equivalencia estructural.

 

7.2.4. Semejanzas intergrupales:

 

Se producen en lo sociocultural. Así admite que el toro se cría bajo pautas culturales el 100% del cluster 1; el 88,9% del cluster 2, y el 90% del cluster 3. Valores idénticos obtiene la interdependencia entre la sociedad y la cría del toro.

 

 

8. CONCLUSIONES Y COMENTARIOS

 

8.1. CONCLUSIONES

 

Primera.- La concepción actual de la bravura queda sintetizada en un toro que después de la suerte de varas continúe la embestida sin intermitencias hasta el final de la lidia; tenga la fijeza que permita confiarse al toreo y posea la capacidad de lucha hasta la muerte. Conforme al análisis de correspondencias múltiples (ACM), la bravura queda comprendida efectivamente en la estructura formada por los nodos AA5 (Lucha hasta la muerte)--- AA3 (Fijeza)--- AA4 (Continuidad en la embestida).

El (96%) de los ganaderos opta por definiciones conductuales de la bravura. El (38%) define la bravura como la lucha del toro hasta la muerte. El (25%) dice que es la fijeza del toro. El (17%) caracteriza la bravura como la continuidad en la embestida. El (12%) entendió como bravura que el toro se crezca al castigo. El (8%) identificó el concepto de bravura con la defensa del toro.

 

Sin embargo, el análisis cualitativo del discurso nos acerca más que los porcentajes a la comprensión del concepto actual. Los ganaderos que eligieron la noción de capacidad lucha del toro hasta la muerte exigían además de aquél las cualidades de embestida constante y durabilidad, asociadas a la continuidad en la embestida. Cabe decir lo mismo de la fijeza, carácter requerido entre las condiciones fundamentales del toro de lidia por quienes no lo incluyeron expresamente en la definición de bravura.

 

La bravura es evolutiva, por cuanto depende del cambio axiológico experimentado por la escala de valores de  la sociedad.

 

Segunda.-. El (60%) cree que la bravura surge cuando el hombre mejora la agresividad primigenia del bovino salvaje. El (28%) piensa que la  bravura es creación exclusiva de los criadores. El (4%) opina que la bravura era congénita del toro cerrero. Como consecuencia, el 88% de los ganaderos asocia el nacimiento de la bravura con la implantación de la zootecnia del ganado de lidia. Pues bien, los métodos de la selección son culturales, en cuanto fueron inventados por el criador de toros.

 

Tercera.- Para el (48%) de los expertos la bravura es una creación exclusiva del hombre. El (44%) indica que la bravura es una obra conjunta de la naturaleza (agresividad primigenia) y del hombre (zootecnia). El (4%) piensa que el creador de las castas fundacionales fue el medio ambiente de Andalucía, Salamanca y Navarra.

 

En conclusión: el (92%) de los ganaderos entrevistados vuelve a reconocer de forma esplícita el carácter cultural de la bravura.

 

Cuarta.-  La mitad del panel (52%) cree que casta y bravura son caracteres diferentes. El (24%) los considera sinónimos. Otro considerable  (24%)  no se pronuncia.

El (24%) asocia casta y mansedumbre; el (16%) establece la relación entre casta y genio; el (8%) vincula la casta con la fiereza incontrolada y otro (8%) llega a decir que casta y bravura son caracteres opuestos. De modo que el (56%) de los ganaderos vislumbra defectos que pudieran manifestarse unidos a la casta. Sin embargo señalan que el genio o casta mala actualmente es un problema secundario de la selección.

 

El enfoque sociolingüístico advierte: 1) Que la casta resulta un vocablo contradictorio. Un término impreciso, polisémico y ambigüo. 2) Que de dan cambios del léxico taurino de unas épocas a otras. Así a los rasgos positivos de la casta  también  se les llama actualmente  raza (respecto de la lidia)  y transmisión (respecto del público). Lo mismo sucede con expresiones de nuevo cuño como ataque rítmico.

 

La voz casta polariza dos concepciones opuestas del toro de lidia. El toro encastado, sospechoso de ofrecer dificultades para la lidia, versus el toro bravo, sospechoso de bondad. Los ganaderos coinciden al pronunciuarse: El toro perfecto reúne casta depurada y bravura.

 

Quinta.- El análisis de los clusters confirma que los ganaderos se agrupan en subestructuras actitudinales sobre la bravura, según un ideal común del toro de lidia relacionado con el encaste de sus reses.

 

Encastes

Puntualizan:

a)       Que el toro se ha de juzgar con arreglo a los rasgos morfológicos y conativos del encaste al que pertenezca.

b)       Que, a veces, las características del encaste no son tenidas en cuenta por los espectadores, a la hora de premiar un toro con el pañuelo azul o con el indulto.

c)       Que la utilidad reproductora de un toro indultado dependerá de la reata de la que este proceda y de la orientación que en ese momento desee imprimir el criador a la ganadería.

 

Sexta.- Las influencias de la sociedad en general sobre la cría del toro son admitidas por el (92%) de los ganaderos. Las de los toreros por el (60%). Las de los públicos taurinos por el (72%), con arreglo a la idiosincrasia de las plazas. Los ganaderos indican que la cría del toro, la sociedad y la estética del toreo son interactivas.

 

El análisis (ACM) ha traslucido que los ganaderos comparten, prácticamente por unanimidad: 1) La interacción entre la cría del toro y la sociedad (AK2). 2) La cría bajo pautas culturales, por cuanto se exige una bravura diferente de la agresividad natural (AQ2). 3) El carácter evolutivo de la bravura a lo largo de los años  (AS2) y 4) Con matices, la toreabilidad, o toro funcional para el arte (AT3).

 

Las pautas culturales de la selección reciben influencias sociales externas, percibidas o no por el ganadero.

 

Séptima.- La mentalidad del ganadero está sometida a cambios.

 

Recordaré que el panel de expertos no constituye una muestra. Refiriéndome en concreto a los participantes en esta investigación, el análisis del discurso describe al ganadero actual como un hombre de lenguaje culto, integrado en la sociedad postmoderna. Cría toros por vocación y permanece atento a los avances de la ciencia aplicada. Se percibe un cambio cualitativo en comparación con las prácticas rutinarias y el secretismo, propios de otros tiempos.

 

El nivel de frecuencias (f) del (ACM) que explicó la bravura por el comportamiento crecerse el toro al castigo (12%) indica el cambio producido en la mentalidad de los ganaderos del panel, respecto al viejo axioma de que la bravura del toro se mide en el caballo (88%).

 

El  delphi pone de relieve que el (80%) de los ganaderos del panel ha de ser funcional para el toreo. Están incluso de acuerdo con esta afirmación los criadores del cluster 2, aunque entre ellos el porcentaje afirmativo descienda al (66,7%) y especifiquen otras condiciones de la toreabilidad.

 

Octava.- El delphi ha revelado discrepancias notorias de los expertos consultados en cuanto a las preferencias  de las técnicas de selección tradicionales como la reata, la tienta, el acoso y derribo de machos en campo abierto y la retienta. Junto a estas técnicas clásicas los ganaderos han incorporado las valoraciones genéticas contenidas en programas informáticos complejos.

 

El toro bravo es un producto cultural porque se le selecciona en orden a  caracteres comportamentales que no se daban en el toro primitivo. Bravura de ataque, no de defensa. Que se venga pronto, que galope con ritmo, que humille o que se rebose son cualidades producto de la selección.

 

Novena.- Como es propio de esta técnica,  el delphi ha servido para poner de manifiesto las preocupaciones colectivas del panel de expertos.

 

Reto  de la selección

            Si entendemos por casta la capacidad de mantener el vigor del toro en la acometida a lo largo de la lidia, ésta sería la asignatura pendiente del toro actual, con expectativas halagüeñas porque los ganaderos aseguran contar con la base genética y las herramientas necesarias para lograrlo, aunque piden tiempo.

     

 El indulto de los toros

            El indulto de los toros  - y la posible selección por performance que de ello se deriva - es una herramienta imprescindible para la mejora de la cabaña brava, según el (95,6%) de los ganaderos que han opinado acerca de la cuestión en la segunda ronda del delphi. Se ha recogido una propuesta de modificaciones reglamentarias para que el ganadero pueda solicitar el indulto; el presidente consulte a los espectadores, y el público decida mediante pañuelos si acepta o no la petición del dueño de la divisa. Sería una forma de participar el público en la selección de las ganaderías, orientada en sentido similar a la cría internacional del caballo de carreras, cuyo raceador es un crack del hipódromo, con efectos óptimos para el purasangre.

 

Décima.- Los resultados de la investigación sociológica realizada confirman la hipótesis del carácter cultural de la bravura.

 

Señores ganaderos: De nuevo muchas gracias por su valiosa aportación.

 

   JORGE RAMÓN SARASA                

 

INICIO PRINCIPAL ÍNDICE CREADORES CULTURA DICCIONARIO EL TORO ENCIERROS .... IMÁGENES LA FIESTA TOREROS G.L.U. ENLACES COMENTARIOS DESCARGAS VIDEOS

C/Virgen de Lourdes, 36. Posterior - 28027 MADRID

Teléfonos 91 403 49 47 - 653 83 22 02 - Fax 91 404 23 48

G.L.U. Copyleft 2.005

Diseño y Edición - Webmaster:  Reyes Aguirre