ANTERIOR PRINCIPAL SIGUIENTE

LAS VENTAS

PLAZA DE TOROS DE LAS VENTAS DEL ESPÍRITU SANTO (MADRID)

 

Centro de Asuntos Taurinos
de la Comunidad de Madrid

Plaza de Toros de Las Ventas
c/ Alcalá, 237

Seleccione para acceder a la presentación "Plaza de Toros de las Ventas del Espíritu Santo"

Seleccione para acceder a SALIDAS PUERTA GRANDE

 

CORRIDA GOYESCA 2 DE MAYO 'LAS VENTAS'

 

 

 

 

 

 

 

  

A pesar de que la primera corrida de toros en la Plaza de "Las Ventas del Espíritu Santo" tuvo lugar el 17 de Junio de 1931, cuando el entonces alcalde de Madrid, Don Pedro Rico organizó un festejo con el fin de recaudar fondos destinados a paliar las dificultades de los pobres de la capital, la inauguración oficial de la Monumental madrileña sucede el 21 de Octubre de 1934, con una corrida de toros en la que intervienen las principales figuras de aquel entonces, Juan Belmonte, Marcial Lalanda y Cagancho, ante toros de Carmen de Federico.

Juan Belmonte, "El pasmo de Triana", cortó
el primer rabo de la Plaza de Las Ventas.
Foto: Baldomero

Tres festejos componen esta, digamos, primera temporada en Las Ventas: dos corridas de toros y una novillada, para inmediatamente, en 1935, conformar la primera auténtica temporada, compuesta por 47 festejos: 23 corridas de toros y 24 novilladas.
Es de destacar, que en el segundo de estos festejos se produce ya el primer herido registrado en el coso, concretamente el novillero Félix Almagro, quien, por desgracia, una vez reanudada la Fiesta Taurina en nuestro país tras la Guerra Civil, caería mortalmente herido en la plaza, siendo también el primer muerto en la arena de Las Ventas.
Esta temporada es también importante, porque con ella se clausura en la monumental madrileña La Edad de Oro de la Tauromaquia.  Juan Belmonte, "el Pasmo de Triana", se viste por ultima vez de torero en Madrid el 22 de Septiembre, volviendo a dejar constancia de su innegable arte, al cortar orejas y el rabo a un toro de Coquilla.
Una semana más tarde se despedía del toreo, aunque reaparecería años más tarde. 

 

La guerra Civil convirtió el coso en una inmensa huerta durante 34 meses.


La actividad taurina en la Plaza de Las Ventas queda momentáneamente suspendida tras una novillada celebrada el 22 de julio de 1936. El Alzamiento nacional y la consecuente Guerra civil española convierten el coso en una inmensa huerta durante 34 meses. Acabada la contienda los toros vuelven a la Monumental de la calle de Alcalá, el 24 de mayo de 1939, con una corrida en la que intervienen Marcial Lalanda, Vicente Barrera, El Estudiante, Pepe Amorós, Domingo Ortega, Pepe Bienvenida y A. Cañero.

Marcial lalanda confirmó la
alternativa a "Manolete",
el 12 de octubre de 1939
Foto: Santos Yubero

 

El inicio de la nueva década (año 1940) se caracteriza por celebrarse más novilladas que corridas de toros, debido, principalmente a la delicada situación en que había quedado la cabaña brava española como consecuencia de la contienda civil referida.

A lo largo de los años sucesivos se producen una serie de hechos que van a marcar definitoriamente la vida de la Plaza. Así por ejemplo, se produce el relevo de las generaciones toreras marcadas por Marcial Lalanda que se despide del toreo y Pepe Luis Vázquez, que llega por la línea purísima del arte.

 

También es el momento de Manuel Rodríguez "Manolete" que, antes de decirnos adiós, escribe paginas ilustres de nuestra tauromaquia desde la arena del coso venteño, como la faena realizada el 6 de julio de 1944 a un sobrero de la ganadería portuguesa de Pinto Barreiros, por nombre "Ratón". Era la Corrida de la Prensa y la primera faena que "el Califa" brindaba al público de Madrid , y supuso, ni más ni menos, que la síntesis de la magna aportación del torero de Córdoba al arte de Cúchares.

 

Pero quizás, el hecho más relevante para la propia vida de la Plaza tiene lugar en 1947, cuando Don Livino Stuyck crea la Feria de San Isidro, que supondrá el espaldarazo definitivo a la Monumental de Las Ventas, para el logro del prestigio que actualmente posee y por el que es reconocida como la plaza de toros más importante del mundo.

 

La Década Prodigiosa


La década de los años 50 ha sido denominada por la mayor parte de los entendidos como la "Década Prodigiosa", toda vez que durante esta época tienen lugar en la Plaza de Las Ventas las más importantes faenas de los grandes monstruos de nuestra tauromaquia. Léase Julio Aparicio, Rafael Ortega, Miguel Báez "Litri" o César Girón, por citar algunos ejemplos. Antonio Ordóñez, que tomaba la alternativa en este período, destacaría sobremanera años más tarde.

Los años sesenta van a estar marcados, sobre todo, por ser la década de la recuperación de los públicos. Son los años en que los tendidos de Las Ventas se van a llenar como nunca. Pero también es la década del toro y de los toreros. Las ganaderías sufren una "transformación" y las reses embisten como tienen que hacerlo. Matadores, también hay muchos en cantidad y calidad. Son los años del referido Antonio Ordóñez, Cesar Girón (nuevamente), Gregorio Sánchez, Antoñete, Diego Puerta, "El Viti", Curro Romero, "El Cordobés" y dos, que también tendrán mucho que decir en la década siguiente: Paco Camino y Francisco Rivera "Paquirri".

 

Los años setenta constituyen una década polémica en lo que se refiere a la propia idiosincrasia de la Monumental madrileña, que sería muy largo de narrar. Polémica y decisiva, en la que Las Ventas aseguró su continuidad como primera plaza del mundo. Con el denominador común para taurinos, toreros y ganaderos del temor y del respeto. Y quizás del desprecio y del despecho a causa de algunos públicos. Pero siempre, "la Catedral".

En el capitulo personal, aparte de los ya nombrados Paco Camino y " Paquirri", hay que destacar otros nombres como Palomo Linares, Niño de la Capea, José María Manzanares o el "Jabato" Ruiz Miguel.

 

Jóvenes que dan continuidad


La década de los años ochenta supone, a grandes rasgos, por una parte, el resurgir de algunos toreros que aún sienten el poder decir algo al público de Madrid, como es el caso de Antonio Chenel "Antoñete" que quiso despedirse "de verdad" de su plaza con la cara alta y el deber cumplido, Curro Romero, con dos importantes faenas (años 1981 y 1985), Pedro Moya " el Niño de la Capea", o el mismo Ortega Cano en la Feria de San Isidro de 1985.

Antoñete firmó faenas
memorables desde los sesenta
hasta la década de los 90
Foto: Botán

Por otra, la irrupción triunfal de toreros como Julio Robles, Paco Ojeda o el malogrado José Cubero "Yiyo" que dejaron abonado el terreno para lo que es la nota definitoria de los años actuales en los que el publico de Las Ventas gusta tanto del sabor añejo como de la savia nueva que aportan los jóvenes valores.

No podemos olvidar al hacer este repaso de los años ochenta la posición privilegiada que logra un ganadero por el juego ofrecido por sus toros en el coso venteño, precisamente cuando las criticas más duras en esos momentos se las lleva este sector de nuestra Fiesta. Nos referimos a Victorino Martín, quien al margen de ser el único ganadero que ha visto indultado un toro suyo en la Plaza de Las Ventas, ofreció al publico de ésta lo que se ha dado en denominar por muchos "la corrida del siglo" y que tuvo lugar el 1 de junio de 1982.

Finalmente, llegamos a la actualidad; a esta década de los noventa, que sin duda alguna, ha estado marcada por el equilibrio entre lo veterano y la juventud, como ya ha quedado demostrado.

Una entremezcla entre figuras ya consagrados y otras que, día a día, van consolidándose. Da lo mismo quien figure un día primero, porque de lo que estamos seguros es que el orden de los "factores" no alterará el "producto", que no es otro que la supervivencia en su máximo esplendor de la Fiesta Taurina en la Plaza Monumental de Las Ventas.

  

A lo largo de estas sesenta temporadas taurinas que estamos analizando -a excepción hecha claro esta de las dos "ocupadas" por la Guerra Civil española- que conforman la "oficialidad" de la vida de la Plaza de Las Ventas han sido muchos los toreros que han demostrado su oficio y su arte en el ruedo del coso venteño.

Más de 500 matadores componen ese número; diestros que han ido escribiendo sobre el albero de la plaza de la calle de Alcalá, con letras de todos los colores, la gloriosa historia de la Monumental de Madrid.

Sin embargo, han sido muchos menos los elegidos para alcanzar la gloria en este ruedo. Algo más de un centenar son los que en una o más ocasiones han logrado tras su labor traspasar el umbral de la Puerta Grande y recorrer a hombros de los aficionados, como es tradicional desde la inauguración de esta Plaza, algunos tramos de la calle de Alcalá arriba.

Algo más de un centenar de toreros han logrado salir a hombros de Las Ventas

 

Andrés Vázquez destacó
con las corridas "duras".
Foto: Botán

En las Siguientes páginas aparecen una serie de cuadros resumen de éstos elegidos y de las ocasiones en que lograron abrir la Puerta de Madrid, acompañados de unas breves líneas que hemos creído oportunas para resaltar algunos detalles que conforman la grandeza de las actuaciones de estos toreros.

Como puede comprobarse en el cuadro resumen, el torero que más veces ha salido por la Puerta Grande de Las Ventas es el salmantino de Vitigudino, santiago Martín "El Viti". Concretamente, 14 veces. Se da la circunstancia de que en 13 ocasiones el gran triunfo lo obtuvo durante la Feria de San Isidro, y la restante ocasión hasta completar esta mágica cifra ocurrió en el colofón ferial como es la Corrida de la Beneficencia.

Le sigue en número Paco Camino, el "Maestro de Camas", con 12, siendo el espada que mayor de número de orejas ha cortado en una sola tarde (8), y Antonio Bienvenida, con 11 salidas a hombros, torero que ostenta el record absoluto de actuaciones en la Plaza de Las Ventas (96).

A continuación encontramos dos toreros que se han significado por enfrentarse con corridas de las denominadas duras y a las que han logrado sacarles el máximo partido. Nos referimos a Andrés Vázquez, "el brujo de Villalpando" y a Francisco Ruiz Miguel, con 10 salidas a hombros cada uno.

 

Antonio Bienvenida ostenta el récord absoluto de actuaciones en Las Ventas.

 

Rafael Ortega triunfó en 1967
Foto: Botán

Otros dos toreros, ambos de la misma época, figuran con 8 veces el traspasar la Puerta de Madrid: Diego Puerta y Manuel Benítez "El Cordobés", quien con sus formas revolucionó el toreo de los años setenta.

En otro lugar destacado aparecen tres toreros que lograron abrir la Puerta Grande en siete ocasiones: Julio Aparicio, Miguel Báez "Litri" -ambos progenitores de los actuales diestros del mismo nombre- y Gregorio Sánchez. Siguen en el escalafón con seis salidas a hombros, Rafael Ortega y el malogrado Francisco Rivera "Paquirri".

Y finalmente encontramos formados grupos de toreros que han salido en menos ocasiones. Así, por ejemplo, observamos un grupo de ocho que lo han logrado cinco ocasiones, entre ellos el "polémico" o "discutido" Luis Miguel Dominguín, representante de una de las más famosas dinastías toreras con las que ha contado la historia de nuestra tauromaquia; otros ocho que abrieron la Puerta Grande cuatro veces, entre los que destaca el colombiano César Rincón, porque todas ellas fueron en la temporada 1991; otro de 13 toreros que lo hicieron en tres ocasiones; y dos grupos más, los más numerosos que lo hicieron en dos ocasiones (24 toreros) y una ocasión (60 matadores).

 

El número de novilleros que han logrado abrir la Puerta Grande de Las Ventas desde 1934, es importante, toda vez que la cifra sobrepasa el centenar y, por tanto, próxima al número de matadores de toros que lo lograron.

Julio Aparicio es el novillero con más salidas
por la Puerta Grande de Madrid
Foto: Ortiz

También es cierto que son pocos los que consiguieron este hecho en más de una ocasión, debido principalmente a que un triunfo en Madrid como novillero posibilitaba ya el paso al escalafón superior.

No obstante, es importante destacar el hecho de que en este repaso que estamos haciendo encontramos un nombre con varias salidas a hombros en este "nivel taurino" que más tarde lograría como torero continuar en la misma línea de éxitos. Nos referimos a Julio Aparicio que logro en dos temporadas como novillero salir por la puerta Grande de Madrid de la Plaza de Las Ventas en cuatro ocasiones.

Son pocos los novilleros que consiguieron salir por la Puerta Grande en más de una ocasión.

Con menos logros en la etapa novilleril, pero con el logro de la confirmación posterior como matadores de toros encontramos a Santiago Martín "El Viti" y Miguel Báez "Litri", que alcanzaron la Puerta Grande en dos ocasiones, o Carnicerito de Úbeda que lograría el mismo número de éxitos en un escalafón que en otro, tres, pero que no pudo seguir anotando más por su trágica desaparición.

Todo lo contrario ocurre con otros toreros que, apuntando grande cualidades como novilleros, no llegarían a confirmar lo que se presumía como matadores de toros. Es el caso de Emilio Ortuño "Jumillano", que en esta etapa alcanzó la Puerta Grande en tres ocasiones, o Adolfo Rojas que lo haría igual número de veces o aquellos que lo hicieron en dos ocasiones como es el caso, por ejemplo, de Humberto Valle, Luis Alfonso Garcés y José Luis Galloso.

 

SALIDAS PUERTA GRANDE DE LAS VENTAS

 

 

ANÉCDOTAS 

 

 A lo Largo de estos sesenta años que estamos repasando, en la Plaza de toros de Las Ventas han sucedido numerosos hechos que a continuación citamos sucintamente.

  • Juan Belmonte "el pasmo de Triana" ennobleció la Plaza de Toros de Las Ventas, pues en las tres tardes que actuó como matador de toros logró salir por la Puerta Grande.

  • En el Segundo festejo de 1935 resultó herido el novillero Félix Almagro, primer herido en la plaza.  Reanudados los festejos tras la Guerra Civil, el mismo novillero sería el primer muerto por asta de toro en el ruedo venteño.

  • El 2 de abril de 1936, se da la primera actuación de una torera en la plaza, Juanita Cruz, quién, además, sería premiada con una vuelta al ruedo.

  • El 15 de octubre de 1939, se suspende la corrida por lluvia en el primer toro. Debido al interés que había despertado el cartel formado por Marcial Lalanda, Pepe Bienvenida, Manolete y Juan Belmonte, como rejoneador, se continúa la misma dos días más tarde.

  • El 20 de Octubre de 1940, se celebra una corrida en honor de Himmler, con Marcial Lalanda, Gallito, y Pepe Luis Vázquez, que es suspendida en el tercer toro por la lluvia.

  • El 18 de mayo de 1941, un toro de Concha y Sierra, hiere mortalmente en el pecho al diestro Pascual Márquez. Es el único matador de toros muerto en la Plaza de Las Ventas.

  • El 15 de julio de 1943, Manuel Rodríguez "Manolete", rechazó una oreja que le fue concedida por la Presidencia, dando exclusivamente la vuelta al ruedo.

  • 12 de octubre de 1943. Se despide de los ruedos Nicanor Villalta, con apoteósica salida a hombros por la Puerta Grande.

  • 17 de agosto de 1947. En el transcurso de la novillada que se celebraba ese día, el novillero Manuel Pascual se lanzó al ruedo e hizo del popular Don Tancredo.

  • 17 de mayo de 1949. Luis Miguel Dominguín, a quien el público de Madrid había recibido de forma muy fría, se plantó en el centro del redondel para autoproclamarse con el dedo índice de la mano derecha en vertical hacia el cielo el "número uno del toreo", lo que supuso una lluvia de insultos e improperios hacia el menor de los  "Dominguines", que perpetuó una polémica duradera no sólo en el coso de Las Ventas, sino en otras plazas españolas.

  • 14 de marzo de 1950. En el primer festejo de la temporada, una novillada de Estaban y Auxilio de Yruelo, las reses llegan a soportar la nada despreciable cifra de 32 varas.

  • 30 de mayo de 1954. Antonio Bienvenida se encierra con 6 toros y todo sale perfecto de principio a fin. Tarde triunfal, que se prolonga más allá de los aledaños de la plaza, pues los aficionados llegan ante la casa de la madre del torero, y no cesan de vitorearle durante varias horas.

  • 6 de octubre de 1957. El tercer toro de Flores Albarrán saltó al callejón e hirió a un carpintero de la plaza, Pablo Pérez Gómez que moriría en la enfermería.

  • 31 de Julio de 1955. El picador Sixto Vázquez, por su buena ejecución del tercio de varas fue obligado por el público a dar la vuelta al ruedo.

  • 19 de abril de 1959. Por primera vez se trazaron las circunferencias concéntricas en el ruedo. Estas marcas delimitan el terreno que no deben traspasar los picadores a la hora de ejecutar la suerte y aquel que marca el límite donde los diestros deben dejar al toro para iniciar dicha suerte. Una circunferencia está a 7 metros de las tablas y otra a 9 metros.

  • 17 de abril de 1960. Con la corrida que se celebraba ese domingo, un mano a mano entre Antonio y Juan Bienvenida, comienza a anunciarse el peso de los toros antes de salir del ruedo.

  • 16 de junio de 1960. Antonio Bienvenida mató dos corridas en el mismo día, una por la tarde y otra por la noche. No obstante esta segunda fue incompleta por parte del torero ya que sufrió un calambre en la pierna durante la lidia del tercer toro, impidiéndole continuar, haciéndolo en su lugar el sobresaliente, Antonio Mahíllo, que dio una vuelta al ruedo tras la muerte del sexto burel.

  • 17 de septiembre de 1961. Durante el festejo de este día, una corrida de toros, se probaron las puyas de cruceta, rectificadas en la actualidad.

  • 7 de julio de 1963. En la noche que va de este día al siguiente, se produjo un importante incendio en la Plaza de Toros, a resultas del cual andanadas quedaron prácticamente destruidas. No obstante, con el fin de no perder demasiados festejos se desarrollan rápidos trabajos de reacondicionamiento, con lo que se logra la supresión de un sólo festejo, reanudándose la temporada 11 días más tarde.

  • 18 de julio de 1963. Por primera vez un rejoneador, Fermín Bohórquez, lidia una res en puntas.

  • 12 de octubre de 1963. El matador de toros Emilio Oliva, que esa tarde confirmaba la alternativa, resultó herido gravísimamente. En su reaparición, meses más tarde, resultaría nuevamente herido de importancia, como en otras dos ocasiones más, convirtiéndose en uno de los diestros más duramente castigado por los toros en la historia de la Plaza.

  • 15 de agosto de 1964, El banderillero apodado "El Coli", fue corneado y muerto por el primer novillo de la tarde. El festejo se suspendió tras la muerte del tercero.  "El Coli", iba en la cuadrilla de Copano.

  • 18 de mayo de 1965. El torilero de la plaza, Andrés Villegas, fue corneado por un toro de Antonio Pérez Angoso.

  • 19 de mayo de 1967. Un novillo de Baltasar Ibán fue devuelto a los corrales, tras ser condenado a banderillas negras, y haber procedido a su castigo.

  • 25 de mayo de 1967. Curro Romero se negó a matar el 5º toro, por lo que se procedió a su detención por la autoridad y trasladado a comisaría, donde pasaría algunas horas. Al día siguiente volvió a torear, saliendo por la Puerta Grande.

  • 18 de mayo de 1968. Durante la lidia del sexto toro de la ganadería de soledad Escribano, que le correspondía a Manuel Benítez "El Cordobés", se lanzó al ruedo como espontáneo el matador de toros, Miguel Mateo "Miguelín". Este pasó sus manos por los lomos del animal, lo que se denomina "hacer el piano", por lo que fue detenido. Al preguntarle el por qué de este hecho respondió que quería demostrar al público que lo que toreaba el diestro de Palma del Río eran animales sin raza. Días más tarde, "Miguelin" toreaba la corrida de la Prensa y cortó seis orejas que le valieron su salida por la Puerta Grande.

  • 4 de junio de 1970. Se celebra la tradicional Corrida de la Beneficencia, con un único espada que torea desinteresadamente seis toros de diferentes ganaderías: Paco Camino. El maestro de Camas, establecería el récord de orejas cortadas por un  torero en un solo festejo en la Plaza de Toros de Las Ventas: ocho en total.

  • 22 de mayo de 1971. Se lidian por primera vez en la Plaza de Toros mejicanos, concretamente de la ganadería de Mimihuapán. A una de las reses se le premió con la vuelta al ruedo.

  • 22 de mayo de 1972. Se le concede a Palomo Linares el último rabo que se ha cortado hasta la fecha en la Plaza de Las Ventas. El precedente, más de 30 años antes.

  • 30 de septiembre de 1973. Uno de los más importantes toreros de la historia de la Plaza de Madrid, Gregorio Sánchez, se retira de los ruedos cortándose la coleta, ante toros de Aleas.

  • 25 de mayo de 1975. Fueron heridos los dos diestros que participaban en un mano a mano, Francisco Ruiz Miguel y Antonio José Galán, así como el sobresaliente Julián de Mata, por lo que el sexto toro no pudo matarse.

  • 15 de mayo de 1977. Se celebra una corrida para recaudar fondos destinados al monumento de Antonio Bienvenida, ubicado en la explanada principal de la plaza de Toros. Únicamente actuó un diestro, Andrés Vázquez, que saldría por la Puerta Grande.

  • 20 de julio de 1980. Actúan por primera vez en el coso de Las Ventas los forcados portugueses de Santarem.

  • 3 de junio de 1981. Debido a la expectación que había levantado la corrida por quienes actuaban: Antoñete, Curro Romero y Rafael de Paula,  quedó interrumpida por la lluvia durante media hora y no fue suspendida como es de rigor.

  • 1 de junio de 1982.Los tres espadas, Francisco Ruiz Miguel, Luis Francisco Esplá y José Luis Palomar salen junto al ganadero Victorino Martín a hombros de la plaza. El resultado del festejo hizo denominar a éste por muchos como "la corrida del siglo".

  • 5 de junio de 1982. El segundo toro que correspondía a José Cubero "Yiyo", sexto de la tarde de la ganadería de Alonso Moreno de la Cova, cayó fulminado tras chocar contra un burladero, por lo que el diestro nada más pudo matar uno.

  • 19 de julio de 1982. Durante la celebración de la tradicional Corrida de la Prensa, se indultó por petición popular al toro "Belador", de la ganadería de Victorino Martín, único caso en la vida de la historia de la Plaza de Las Ventas. La lidia le correspondió al diestro cartagenero José Ortega Cano.

  • 28 de junio de 1987. Los picadores de turno salieron por la puerta del tendido 7, mientras que los de tanda siguieron haciéndolo por las de cuadrillas.

  • 28 de mayo de 1988. El subalterno de la cuadrilla de José Miguel Arroyo "Joselito", Antonio González "El Campeño", resultó herido gravísimo.  A resultas de esta cogida fallecía días después en un centro hospitalario.

  • 17 de junio de 1993. José Miguel Arroyo "Joselito", se enfrentó en la tradicional Corrida de la Beneficencia a seis toros de distintas ganaderías y de forma desinteresada. Salió a hombros por la Puerta Grande.

 

Centro de Asuntos Taurinos
de la Comunidad de Madrid

Plaza de Toros de Las Ventas
c/ Alcalá, 237

 

Seleccione la imagen para regresar al principio

 

 

 


INICIO CREADORES CULTURA DEFENSA TORO DICCIONARIO EL TORO ENCIERROS .... IMÁGENES LA FIESTA TOREROS G.L.U. ENLACES COMENTARIOS DESCARGAS VIDEOS

C/Virgen de Lourdes, 36. Posterior - 28027 MADRID

Teléfonos 91 403 49 47 - 653 83 22 02 - Fax 91 404 23 48

e-mail: oficina@ganaderoslidia.com

G.L.U. Copyleft 2.005

Diseño y Edición - Webmaster:  Reyes Aguirre