ANTERIOR INICIO PRINCIPAL SIGUIENTE

 

ENTREVISTA: AQUÍ UNOS AMIGOS

 

 

 

Joaquín Sabina: "¿Eres consciente del insoportable brillo de tu ausencia?"

José Tomás: "Las ausencias que más duelen no son las elegidas"

 

Joaquín Sabina, de 57 años, lo dijo enseguida: quería conversar con José Tomás, de 31. El torero dijo sí rápidamente. Lleva dos años fuera de los ruedos. Es un poeta, hablando y en silencio. Un tipo tan joven, con tanta madurez. Lo da el miedo, acaso, dijeron. El músico y su amigo se encontraron en la casa de Sabina. Éste tomó whisky. José Tomás, un refresco.

 

 

El torero José Tomas y el cantante Joaquín Sabina, en Madrid. (LUIS MAGÁN)

Joaquín. Mi intención es hablar de este hombre al que yo venero, y hacerlo en un periódico de gran difusión en el que no todos sus lectores son taurinos. Querido Tomás, ¿eres consciente del insoportable brillo de tu ausencia? Hay gente que desprecia lo taurino, pero nadie ignora que hubo un tipo llamado

José Tomás que brilla ahora por su ausencia. ¿Eres consciente de eso? ¿Cómo lo llevas?

 

José Tomás. Soy consciente. Pero las ausencias que más duelen no son las elegidas, como la mía.

 

Joaquín. ¿Tú decidiste conscientemente irte?

 

José Tomás. Sí, por eso duele menos. Este mes de mayo último ha sido duro; perdí a un amigo. Esa ausencia sí que la siento, y mucho.

 

Joaquín. Y ni siquiera brilla, sólo duele.

 

José Tomás. La mía es una ausencia elegida, se puede restaurar.

 

Joaquín. ¿Quieres decir que volverás?

 

José Tomás. No, no lo quiero decir. Pero sí que lo podría hacer. En cualquier momento. La ausencia que más duele es la que no se elige y la que no se puede volver a sustituir.

 

Joaquín. Corren muchas leyendas sobre ti. Por ejemplo, dejas de torear y te dejas barba, porque un torero con barba no puede ser. De hecho, yo ayer me afeité la barba para que estuviéramos un torero con barba y un cantante sin barba, y me ha salido fatal. Corre la leyenda de que te hiciste hippy, y que te fuiste a Estepona, a jugar al fútbol en un equipo de Tercera División.

 

José Tomás. Hay leyendas que son ciertas y otras que son leyendas. En mi caso, la barba me la dejaba en los inviernos.

 

Joaquín. Pero no has tenido los huevos de hacer el paseíllo con barba. La liturgia es la liturgia.

 

José Tomás. Eso no es cuestión de huevos; la barba me la he dejado en invierno, y he toreado con barba, en el campo. Y lo del fútbol es cierto, he jugado en un equipo de Estepona. El Macarena. Por un bar en el que voy a tomarme una cervecita de vez en cuando, tranquilamente, con mis amigos.

 

Joaquín. Tu abuelo y el fútbol. Cuéntame la historia.

 

José Tomas. Mi abuelo es muy importante en mi vida. Todos los días me llevaba a Las Ventas, cuando era un crío de diez u once años. A San Isidro. He visto muchas faenas. Me gustaba el fútbol, del Atleti de toda la vida. Y él quería que fuese torero.

 

Joaquín. Te destrozaba los balones si te veía jugar al fútbol. Para que fueras torero.

 

José Tomás. Puso la fe y la ilusión para que su nieto fuera torero. Fue realidad su sueño.

 

Joaquín. Te ponías donde nadie se ponía. Y te fuiste. Hay gente que dice que no se torea igual comiéndose los mocos que con mucho dinero.

 

José Tomás. En mi caso no tiene que ver con el dinero. Nunca se puede poner uno delante de un toro por dinero. Porque no hay nada que pueda pagar la vida de un ser humano.

 

Joaquín. ¿Qué le dirías a la sociedad protectora de animales, a los canarios [que no autorizan los toros], a Esquerra Republicana..., a los que dicen que es espectáculo bárbaro?

 

José Tomás. No comprendo que se recurra al insulto para defender lo que ellos defienden.

 

Joaquín. ¿Cómo defiendes la muerte del animal?

 

José Tomás. Poner un animal a la altura o por encima de una persona como ser humano no lo puedo comprender.

 

Joaquín. ¿Un buen argumento?

 

José Tomás. Tampoco soy la persona más indicada. Pero uno bueno es que me fueran a ver a torear en Barcelona.

 

Joaquín. ¡Olé! "Iros a ver a José Tomás y dejaros de mariconadas".

 

José Tomás. A Barcelona.

 

Joaquín. Donde yo te vi. ¿Qué hay en ese terreno? Nadie sabe muy bien cómo eres, nadie te conoce. No has pisado mierda, no concedes entrevistas.

 

José Tomás. Sabes qué hay en eso.

 

Joaquín. ¿Qué hay?

 

José Tomás.

De purísima y oro... Yo creo que uno debería vestirse, no ya en el toreo, sino en la vida, de purísima y oro...

 

Joaquín.

De purísima y oro es una canción que hice pensando en ti, para Manolete. Una historia preciosa. El 28 de agosto, el mismo día que mató un toro a Manolete en Linares, tenías que torear, y te pusiste de purísima y oro, como la canción... Tienes en un altar a Manolete...

 

José Tomás. Es un ejemplo. Me fascina el misterio, la naturalidad, la hombría con la que afrontó lo que tenía que afrontar.

 

Joaquín. Dejaste ir toros vivos. ¿Qué pasa cuando uno dice "a este toro no lo mato"?

 

José Tomás. No sé. Me pasó primero en México. Fatal, al principio eso se vive fatal. Es como el deber no cumplido.

 

Joaquín. Antes los toreros llevaban casetes de Concha Piquer. Tu generación empieza a escuchar otras cosas.

 

José Tomás. La primera vez que te escuché fue en México. Un ganadero mexicano te escuchaba constantemente. Y nos dieron las diez. La siguiente canción que me cautivó fue Sin embargo. Esa música me ha ayudado terriblemente. Tu música ha sido como la oración a la que encomendarme.

 

Joaquín. No me digas eso.

 

José Tomás. Me ha pasado estar en el burladero, con el capote, esperando, y pasárseme por la cabeza canciones tuyas.

 

Joaquín. ¡Calla, calla!

 

José Tomás. Eso me ha ayudado mucho a soportar el miedo.

 

Joaquín. El maestro Esplá dice que eres el último torero que ha visto que no tiene miedo.

 

José Tomás. Tengo miedo. Soy un ser humano y he pasado mucho miedo.

 

Joaquín. ¿Cómo llevas que se diga "Vuelve, José Tomás, haces falta"?

 

José Tomás. Me reconforta. Pero no me empuja. Lo que me presiona soy yo mismo. Últimamente, sobre todo siento que algo de mi espíritu pasa hambre. Esa hambre la tengo que alimentar ahora. Necesito ahora torear de salón todos los días.

 

Joaquín. ¿Lees?

 

José Tomás. Pues sí que leo. Últimamente he leído la historia de Ava Gardner, de Marcos Ordóñez; se titula Beberse la vida. Mucha, mucha historia del toreo.

Joaquín. ¿Y lees poesía?

 

José Tomás. La tuya.

 

Joaquín. ¿Qué es el miedo? ¿Cómo es esa siesta espantosa que echáis antes de la corrida?

 

José Tomás. Es espantosa, sí. Siesta no suelo dormir; los días de corrida salgo a pasear, y me tumbo luego en la cama. Pero no duermo.

 

Joaquín. ¿Te gusta que la gente vaya a verte vestirte?

 

José Tomás. No. Nadie.

 

Joaquín. José, ¿cuándo dices "no sólo voy a ser torero, sino que voy a ser Dios"?

 

José Tomás. Poco a poco. En México fue cuando dije que iba a dedicar mi vida a eso...

 

Joaquín. ¿Volverás? ¿Y te pondrás en el sitio donde te ponías?

 

José Tomás. Si no pensara que me iba a poner en el mismo sitio nunca volvería. Si vuelvo algún día es porque me voy a poner en el mismo sitio y voy a tratar de torear mejor que lo que hacía. Y ahora te pregunto yo: ¿qué piensas que puede ser la muerte?

 

Joaquín. Pasemos a la siguiente pregunta... Me aterroriza, no tanto la muerte, sino el deterioro físico... Cuando me dio el marichalazo..., no dolía, pero al tercer día quise ir a mear y entonces me tuvieron que bajar los calzoncillos, y eso a Luis Aragonés y a los de mi pueblo nos humilla muchísimo. Y yo dije: así no quiero vivir. Hasta ahí, no.

 

José Tomás. Olé.

 

 

 

José Tomás

José Tomás (1975- ), matador de toros español, una de las grandes figuras de la tauromaquia durante los últimos años del siglo XX y los primeros del XXI.

Nació en Galapagar y es sobrino-nieto del ganadero Victorino Martín. Debutó de luces en febrero de 1991, con picadores en junio de 1993 y se presentó en Madrid como novillero en 1995. Tomó la alternativa en México el 10 de diciembre de ese mismo año, de manos de Jorge Gutiérrez y con Manolo Mejía como testigo, con un toro de Xajai; la confirmó en Madrid en mayo de 1996, de manos de José Ortega Cano y con Jesulín de Ubrique como testigo. José Tomás lanzó su carrera en México, donde se formó para llegar a España con un espléndido rodaje como novillero. Ya como matador, los más importantes cosos de su país, como las Monumentales de las Ventas y de Barcelona, se rindieron a su arte. Este se caracterizó siempre por una valentía cercana al desprecio del riesgo, unas excepcionales cualidades para el toreo al natural, gran habilidad con la espada y por su capacidad para rendir al máximo en las plazas y ante las ganaderías más difíciles. Especialmente brillante es su toreo con la mano izquierda, situándose muy cruzado con el toro y ejecutando la suerte con gran pureza, lo que le costó varias cornadas graves y, a la vez, le consagró como uno de los mejores toreros de las últimas generaciones junto a Enrique Ponce y Joselito.

Su llegada a las grandes ferias supuso casi una revolución en el escalafón taurino y, probablemente, la apertura de una nueva época en el mundo de los toros. En septiembre de 2002, anunció su retirada temporal de los ruedos; regresó a los mismos, el 17 de junio de 2007, de forma triunfal, cortando tres orejas a su lote y abriendo la Puerta Grande de la Monumental de Barcelona.

 

Pulse en la imagen para regresar al principio

 

ENLACES:

 

PERSONAL

 

LA POLÉMICA

 

EL REGRESO DE LA TRAGEDIA

 

EN JURIQUILLA (México)

 

REAPARICIÓN EN BARCELONA

 

ENTREVISTA JOAQUÍN SABINA

 

José Tomás: "Vivir sin torear no es vivir"

 

ÁLBUM DE FOTOS

 

JOAQUÍN SABINA DESDE EL TENDIDO 2:

 

"No quiero morir sólo ser perfecto"

 


INICIO PRINCIPAL ÍNDICE CREADORES CULTURA DEFENSA TORO DICCIONARIO EL TORO ENCIERROS .... IMÁGENES LA FIESTA G.L.U. ENLACES COMENTARIOS DESCARGAS VIDEOS

C/Virgen de Lourdes, 36. Posterior - 28027 MADRID

Teléfonos 91 403 49 47 - 653 83 22 02 - Fax 91 404 23 48

G.L.U. Copyleft 2.005

Diseño y Edición - Webmaster Mª S. Reyes Aguirre Sánchez