ANTERIOR INICIO PRINCIPAL SIGUIENTE

MANUEL JESÚS "EL CID"

El Cid corta tres orejas y abre la Puerta del Príncipe de La Maestranza

 

SEVILLA.- Feliz encuentro en la Maestranza, de un gran toro de Victorino Martín, premiado con la vuelta al ruedo, y de un gran torero, Manuel Jesús 'El Cid', soberbio en la faena a éste y redondeando el triunfo en el otro para sumar las tres orejas preceptivas para abrir la Puerta del Príncipe.

Pepín Liria: pinchazo y estocada corta tendida (silencio); y estocada casi entera tendida (ovación).

Manuel Jesús 'El Cid': estocada corta tendida (dos orejas); y estocada (una oreja).

Salvador Cortés: dos pinchazos y estocada (ovación); y estocada (silencio).

Incidencias: En tarde entoldada, la plaza registró lleno de "no hay billetes".

El llenazo en la plaza era una magnífica oportunidad para volver a reivindicar los niveles mínimos de seguridad, inexistentes en la grada. Pero vendrán tardes con menos contenido artístico que la de hoy para volver a la carga. Y así no quitarle un ápice de protagonismo al Cid ni a Victorino Martín.

 

Porque la tarde ha tenido estos dos nombres, escritos en letras de oro.

El mérito del ganadero sin duda ha sido el interés y la emoción que han despertado su toros por la variedad y las exigencias en las embestidas. Muy bien Victorino Martín que con ese toro segundo, de nombre 'Bordoñez', vuelve a reivindicarse como el gran abanderado de la bravura.

Casta y fiereza. Toro enrazado y con recorrido, con el que 'El Cid' ha estado muy redondo. La mejor manera para insistir en su condición de figura del toreo. Con 'El Cid', tomen nota sus detractores, que sorprendentemente son muchos, hay que seguir contando.

La faena fue completa de principio a fin. Cuántas veces se pone en entredicho el valor del segundo trofeo porque falta el toreo de capote. En este caso lo bordó el sevillano, con unas preciosas verónicas de recibo rematadas con dos medias de lujo.

Hubo emoción en el tercio de varas, con un espectacular derribo del picador José Manuel Espinosa, una secuencia en la que todos los hombres en el ruedo cumplieron su papel a la perfección. 'El Cid', pendiente del hombre caído, mientras Liria se llevaba el toro a punta de capote, incluso un valiente monosabio que había llegado antes para colear al astado en un intento desesperado de que no se cebara con el equino. Ahí y en el siguiente puyazo se vio la bravura.

El toro llegó a la muleta embistiendo como una exhalación, humillado y repetidor, con mucho "carbón". Y 'El Cid' le puso la muleta muy plana, le enganchó y le llevó con el temple y el ritmo con el que sólo están dotados los privilegiados. Series por ambos pitones cada vez más largas, hasta llegar a pegar siete muletazos seguidos, siete.

Limpieza y ligazón, y estrecheces entre toro y torero, cada vez más cerrado el círculo mágico del toreo. Y lentitud y regusto en la interpretación. La faena tuvo mucho ritmo y unidad, con alegres improvisaciones sobre la marcha, como las trincheras y los cambios de mano, naturalmente abrochadas las series con los de pecho, interminables pases. El toreo profundo en su más justa acepción.

Y a las dos orejas de este toro sumó 'El Cid' todavía una más del quinto, toro al que cuajó igualmente con el capote, encelándole en unos lances de verdadero primor. En varas no fue completo, pues terminaría yéndose en los dos encuentros, y complicado en banderillas, "midiendo" mucho.

Tenía, sin embargo, un buen fondo que supo encontrarle el torero en el momento de engancharle en la primera tanda con la muleta, llevándole muy tapado y por abajo. En lo fundamental, otra vez superior. Toreo bonito y hondo especialmente en una tanda al natural aunque salieran los pases espaciados. 'El Cid' fue hasta más allá del final del toro y de qué manera.

La tercera oreja fue una explosión de júbilo en la plaza, la constatación de que con esta Puerta del Príncipe 'El Cid' sigue contando.

Liria pasaportó al primero después de muchos regates y medios pases, y se peleó con muchos arrestos con el peligroso cuarto.

Salvador Cortés estuvo por encima del incierto tercero. En el sexto, que no tenía un pase por el lado derecho, hizo un gran esfuerzo, pero sin terminar de armar faena.

La tarde, del Cid, que de momento ha puesto ya su nombre a esta feria.


INICIO CREADORES CULTURA DEFENSA TORO DICCIONARIO EL TORO ENCIERROS .... IMÁGENES LA FIESTA TOREROS G.L.U. ENLACES COMENTARIOS DESCARGAS VIDEOS

C/Virgen de Lourdes, 36. Posterior - 28027 MADRID

Teléfonos 91 403 49 47 - 653 83 22 02 - Fax 91 404 23 48

e-mail: oficina@ganaderoslidia.com

G.L.U. Copyleft 2.005

Diseño y Edición - Webmaster:  Reyes Aguirre