ANTERIOR PRINCIPAL SIGUIENTE

NUEVAS IDEAS

En defensa de la Fiesta...

 

 

  1. Exposición y MOTIVOS.

  2. lA SUERTE DE VARAS.

    Situación actual - Daños.

    La caída de los toros.

    El público.

    Soluciones posibles

  1. LA POLÍTICA Y LOS TOROS.

  2. LA Difusión MEDIÁTICA.

 

 

exposición y motivos:

 

Estamos viviendo una época donde la Fiesta de los Toros y su espectáculo están pasando un grave bache, y los aficionados y amantes de la Fiesta están obligados a defenderla y tratar de sacarla de esta situación o al menos intentarlo.

 

DESDE FUERA:

 

El espectáculo tiene que luchar contra muchas cosas que pudiendo ser compatibles, sin embargo están en contra.

El público, que somos todos, está presionado, también desde fuera, por los espectáculos populares, que tienen "gancho" y mueven masas, como el fútbol, el tenis, el ciclismo, el golf o las competiciones de motociclismo

o automóviles. Son espectáculos que generan afición y en su deseo de presenciarlos, de alguna manera, son “soportados” y mantenidos por el público.   Estos espectáculos, que gustan tanto, son una clara competencia para nuestra Fiesta, además tienen la "ventaja" del apoyo mediático, que los favorecen  constantemente en prensa, radio, TV, cine, incluso con todo tipo de patrocinios, camisetas, balones, prendas deportivas y cualquier producto de gran consumo.  Además cuentan con apoyos económicos de muchas instituciones.

Nadie se imagina a un torero que llevase puesta en la chaquetilla "mantecados de Utrera".  La gente se reiría, no tomaría en serio al torero, pero si verían el anuncio.

 

desde dentro:

 

Desde el punto de vista de la afición, se dan dos hechos graves: La juventud no acude a los toros por su  “impaciencia” y  por falta de esa presión, a la que todos están sometidos, que les ha hecho “devotos” de un estilo de vida rápido y sin complicaciones presionados por unos medios de comunicación generadores de un consumo rápido y no necesariamente responsable.

 

Para ser aficionado a los toros, hace falta tiempo, plantea análisis difíciles, que tardan en madurar.  Es mucho más fácil adaptarse a un videojuego que se aprende y asimila rápidamente.

Por otra parte el viejo aficionado ya no se divierte, ve a los toreros realizar su labor con monotonía, lo que empiezan saben demasiado y no sorprenden ni aportan nuevos entusiasmos, como aquellos ignorantes que salían a las plazas cargados de valor, sin base de conocimientos y todo lo que hacían tenia por fuerza que ser sorprendente.

Además, los toros hoy se caen, y a la mayoría no se le pueden hacer faenas largas y limpias, al quedarse sin fuerzas, se frenan, tiran cabezazos y derrotes y embisten arteramente, de forma que no se les puede hacer el toreo bonito y hay que lidiarlos a la defensiva, que es feo y aburre.  Esta demostrado que casta y nobleza no son términos incompatibles, y por tanto los ganaderos habrán de afinar en la tienta y selección, ya que el toro comercial especialmente concebido para las “figuras” está vaciando las plazas y poniendo a prueba la afición de muchos.

Por otra parte, el público ya no sale “toreando” de la plaza, no sale motivado, para hablar de lo que ha visto, para recordarlo y revivirlo y compartir con los demás esa afición, que así, se está muriendo.

 

ACTUALIDAD:

 

Hay que considerar que la juventud es fundamental para la continuidad del toreo.  Es absolutamente necesario y hasta vital conseguir que los jóvenes vuelvan a la plaza de toros, crear una afición, que como ya se ha mencionado, madura lenta y pausadamente. 

Existen algunos intentos:   Ya en algunas plazas, especialmente en Francia, a partir del tercer toro, si la plaza no se ha llenado, abren las puertas y dejan entrar a los jóvenes, sin abonar su entrada.  

Los que amamos el toro deberíamos ser algo más imaginativos o creativos: quizás se podría motivar al público, ofreciendo con la adquisición de la entrada a las novilladas y corridas la posibilidad de asistir gratis a otro tipo de festejos populares dentro de la misma Feria, etc.  Pueden existir distintas combinaciones y uso de técnicas de marketing.  (Al final de este artículo les rogamos su colaboración para aportar nuevas y mejores ideas relativas a este asunto).

 

 

la suerte de varas.

 

 

Es el primer tercio, que está ahí porque la evolución histórica del toreo lo conserva, y lo conserva desde su origen en el alanceo, hasta su posterior evolución para convertir en toreo a pie, es la base del espectáculo, y se mantiene con la pretensión de ahormar o suavizar los toros para permitir que se lidien con la muleta y se les pueda matar con la espada.  Actualmente, y por las causas que se analizarán mas adelante, en la mayoría de los casos, se les quita tanta fuerza que ya no sirven bien para la muleta.  Se caen, se paran, no humillan, cabecean, escarban y se llenan de defectos que no permiten esa lidia que espera el buen aficionado.

Y no es que los toros se caigan y huyan de la pelea por mansos.  Es que no pueden por falta de fuerzas.

Las fuerzas que han perdido en una lucha desigual, excesiva e innecesaria.

Mas adelante analizaremos las repercusiones de esta forma de picar.

 

Además el Reglamento Taurino, exige un número determinado de entradas al caballo, que depende de la categoría de la Plaza, no de razones técnicas.

 

El Público, a veces pide más. Y lo hace con el deseo de ver como el toro "se crece" en la lucha y no se duele al castigo.  El picador aprieta, insiste, barrena y repite en el puyazo, casi siempre para defenderse del ataque o por acatar órdenes de su jefe de filas.

 

Los toros sin energías físicas, no pueden realizar el esfuerzo que requieren las veinte, treinta o cuarenta embestidas que necesita una faena.  Además manifiesta esos defectos, que ya hemos reseñado antes, perjudicando el buen hacer del torero y la satisfacción del público.

Y precisamente aquí se plantea el primer dilema. Se hace caso al público, al torero, al reglamento, o se defiende el objetivo del espectáculo.

Debemos pensar que si a un toro en la suerte de varas por “ver” su bravura, se le acaba físicamente, ya no sirve para dar espectáculo con la muleta.  El objetivo de "ver" a un torero se ha perdido.  Si el toro demuestra ser muy bravo, el aprovechamiento de "utilizarlo como semental" también se ha perdido, porque el toro va a morir en la plaza, exceptuando las contadas ocasiones en que un toro se hace merecedor del indulto. La tienta de sementales, es otra cosa, se hace en el campo, con toros de menos años, con menos peso y puyas más flojas, donde el "daño" no será nunca tan grave, pero con sus entradas al caballo dan fe de su bravura.  Los aprobados como sementales, también se torean a pie, para verlos en todas sus posibilidades, puesto que además ya no se van a lidiar en ninguna Plaza.

Los toros aprobados, han ido al caballo varias veces y superado el daño recibido.  Han demostrado su valor, superando el esfuerzo y las heridas que se le van a curar, porque nunca son mortales.  Así se le habrá "visto" de una forma absoluta y pasará  a padrear al campo con todas las garantías que se usan y conocen.

 

Volviendo al primer tercio, habría que:

 

1 ° Acometer una modificación sensata del Reglamento.

2° Responsabilizar al matador de las consecuencias de lo que pasase en este tercio.

3° Tratar de evitar los "grandes daños" que en este tercio recibe el toro, modificando lo que razonablemente fuese posible.

 

Para esto disponemos de:

 

(A) Los cálculos y análisis de los daños físicos que sufre el toro por su acometida a los caballos.

(B) Los daños orgánicos y heridas que causa la puya actual.

 

A continuación, vamos a resumir el daño que recibe un toro en la suerte de varas y guardaremos los cálculos, que son algo extensos, a disposición de quien le interese y en su caso, esta información podría añadirse con posteridad.

 

Cuando un toro humilla demasiado en su arrancada, puede llegar a hundir los pitones en la arena y dar una vuelta de campana. La fuerza resultante que actúa sobre la columna, tiende a separar las vértebras a la altura de la cruz que es su punto más débil y produce lesiones menores, pero que ocasionan perdidas de equilibrio y estabilidad en la res.

Esta es una causa accidental, que casi siempre lo produce un exceso de bravura, y en este punto, no se nos ocurre nada para evitarlo. Aun siendo lamentable creemos que es un consecuencia lógica de la buena selección ganadera.

Los encuentros con el caballo se pueden equiparar, aproximadamente a un golpe de 450 Kg. y una reacción de 874,64 Kg. que actúan como una carga colocada al extremo de una viga, con la longitud del cuello del toro y cuyo punto de apoyo serían las vértebras de la cruz.  Es decir, este choque equivaldría al que podía producir un saco de 44,57 Kg. que cayese desde una altura de 2m. sobre el lomo del toro.  Normalmente esto daría lugar a lesiones temporales que actuarían sobre la coordinación y movilidad del toro.

Hay un estudio de 90 toros liados en la Plaza de Madrid donde se valoran los daños causados por las puyas en vértebras, costillas incluso pulmones y otros órganos vitales. Todos los puyazos tienen varias trayectorias de profundidad variable, que en algunos casos sobrepasan los 30 cm., y de media 17,42 cm. cada trayectoria. Esta es una realidad que debería resolverse, las heridas que se producen son de tal entidad que en la mayoría de los casos, no tendrían cura.

 

Para concluir parece necesario:

  1. Que se acometa una revisión sensata del Reglamento

  2. Que se considere la posibilidad de que el matador asuma totalmente la responsabilidad por la toma de decisiones y resultado en este primer tercio. Lo que establecería el hecho de que sus éxitos o sus fracasos dependerían exclusivamente de él como director de su cuadrilla y lidia de su toro.  Entonces el matador habría de considerar los pros y los contras, y sus conclusiones, con mucha probabilidad, serían siempre a favor de la Fiesta.

  3. Que se autorizase “probar o testar” las modificaciones pertinentes para mejorar este primer tercio.  Por ejemplo, modificaciones en el tipo de puya y/ó vara, sin desvirtuar el procedimiento del espectáculo.

 

ACTUALMENTE:

 

El público piensa que "los toros no valen","se caen", son “flojo”s, no hay emoción y el espectáculo carece de interés.  En definitiva el Público se aburre.

 

ILUSIONES Y ESPERANZAS:

 

LA FIESTA DE LOS TOROS es demasiado grande, con profundas raíces históricas,  con una base cultural y ancestral difícil de calibrar. 

En cualquier caso, en el momento actual se aprecia el despertar  del arte del REJONEO, y aún teniendo detractores entre los aficionados puristas, es indudable que este tipo de espectáculos atraen mucho público, aunque suele ser un tipo de público más familiar, y diferente al de novilladas y corridas.  Aunque el resultado final es que el rejoneo atrae y divierte.

También se están llenando las plazas para ver los "recortes".  Además en este último caso, actúan en grupos, normalmente representando una zona geográfica, Son equipos que permite a los espectadores tomar partido en algo, ser participe y no mero objeto.  Son espectáculos que tienen el toro como base.   Constituyen otra forma de hacer el toreo y se van imponiendo sin prisa pero sin pausa.  Donde además los toros no se caen, ni cabecean, ni se defienden.   Embisten mejor o peor, pero embisten sin acusar esos daños excesivos.  De nuevo, la gente no se aburre.

Por todo lo anterior, otra idea podría ser colocar a los toros un rejón en lugar de un puyazo.  Los rejones de castigo cumplen bien la función de ahormar a los toros.  Los toros de rejones ni se caen ni se defienden. 

Para colocar un rejón sin variar la suerte de varas actual, solo habría que cambiar la puya por lo que se conoce como:

“SOPORTE DE REJÓN PARA LA SUERTE DE VARAS. M. de U, 4200200037”.  Por el diseño de este soporte, no se podría barrenar, ni dar “meti-sacas”.

 

 

ANTECEDENTES.

 

EN LA TAUROMAQUIA DE PEPE HILLO SE DA COMO CONOCIDA, LA "SUERTE DE PICAR A REJONCILLO" INCLUSO CON, UN GRABADO DE LA FORMA DE EJECUCIÓN.             

 

EN EL N° 29 DE EL RUEDO (AÑO 1944) HA Y UNA ENTREVISTA DE ANTONIO DÍAZ-CAÑABATE A JUAN BELMONTE, DONDE ESTE RECONOCE HABER PUESTO A UN TORO, TRES REJONES DE CASTIGO EN SUSTITUCIÓN DE LA SUERTE DE VARAS, EN BADAJOZ, COMO UNA EXPERIENCIA MUY POSITIVA.

 

CONSIDERACIONES.

 

El resultado podría ser una de las soluciones para evitar la caída de los toros.  Los toreros podrían realizar faenas más limpias y vistosas

 

Otras posibilidades, serían: colocar un rejón, por un recortador o un rejoneador profesional.

Esto requeriría muchos cambios y adaptaciones.

Tendría a su favor, que el toro no sufriría los daños físicos de los golpes con el caballo.  El público contaría con un tercio más vistoso y de su agrado que en la actualidad en muchos de los casos.

 

LA POLÍTICA Y LOS TOROS

 

En el TRATADO DE LA JINETA, RIESGOS Y DESAFÍOS, de Enrique Leguina refiere que: En la Plaza Mayor  de Madrid el 16-8- 632 en las fiestas de Toros de Santa Ana, habría 50.000 espectadores, cifra que asusta para aquel tiempo, pero entonces la Fiesta tenía esa fuerza.   Asistían, reyes y plebeyos, toda la corte y los embajadores, es decir todas las fuerzas políticas de la época.

 

En la actualidad, la Fiesta de los Toros además de no contar con el apoyo y la difusión de los medios de comunicación de masas carecen casi por completo de cualquier ayuda oficial, sin embargo Los Toros suponen:

Una importantísima fuente de ingresos para el Estado.  Una motivación principal en el Interés Turístico.  Un colectivo laboral con miles de puestos de trabajo;

 

Indudablemente habría que hacer algo, para otorgarle un mayor impulso y mejorar el interés del público. .

Da la impresión de que políticamente la Fiesta no está muy bien vista.   Este es un concepto absurdo contra el que hay que luchar. La afición nació en el pueblo entre personas de izquierdas, de derechas, monárquicos o republicanos, de centro o de nada, pero españoles, luego ganó partidarios en toda América Latina, algunos franceses, ingleses, otros europeos y hasta japoneses, yo conocí un palestino que quería ser torero.

 

Hoy no se habla de toros, no se viven los toros y por tanto no se sienten.  Intuimos que los políticos quizás hayan encontrado formas más actuales y menos comprometidas de proporcionar pan y circo, todo en detrimento de algo nuestro, ancestral y vigente a pesar de muchos y con el esfuerzo de pocos.

Eso si, las diferentes administraciones gravan algo tan mal visto como los toros con tasas e impuestos, cotizaciones a la seguridad social casi expoliativas , etc. etc. 

 

Las instituciones, en muchos casos vinculadas a la Iglesia, ya desde el siglo XV, el cardenal Torquemada había establecido el toreo, como ilegal.

Pasados los años en el siglo XVI, San Pio V prohibió la Fiesta y Felipe II al que no se le conocía como aficionado a los toros y si como ferviente católico, hizo una política de distracción y los toros superando muchas dificultades siguieron adelante. Por el mismo tiempo, Don Sebastián rey de Portugal atendió el requerimiento popal y suavizó el espectáculo colocando en los cuernos de los toros en fundas de cuero.

La iglesia siguió presionando el espectáculo, pero en esta situación fue el pueblo sin ampararse en ningún idealismo político y solo con su deseo y convencimiento, quien consiguió que se suavizase la presión y que los políticos sin autorizarlo abiertamente permitiesen la continuación del espectáculo.

Fue Felipe IV, el que amparó a la Fiesta, que impulsada por él alcanzó su máximo esplendor.

Fernando VI volvió a prohibirla.  Dando tumbos llegó hasta José Bonaparte quien la apoyó buscando el beneplácito del pueblo.

En el siglo XX empieza la presión de ser normalizada, con el pretexto de frenar los desordenes públicos y suavizar su aspecto sanguinario y feo, de los caballos malheridos en las plazas, cosas que son razonables y lógicas, pero tocando los temas técnicos, culturales y afectivos de la Fiesta con frialdad e indiferencia, como si fuese un objeto. La Fiesta es algo vivo, de todos los españoles, inventada por ellos, unida a su Historia y a su forma de ser, que forma parte de nuestros sentimientos y cuando se la desprecia, se la maltrata o se la abandona y se le hace daño, nos duele a todos.

 

ACTUALIDAD

 

Es muy difícil luchar contra todos los problemas que arrastra la Fiesta, desde el ángulo de la  POLÍTICA, sería deseable:

1°.- Que la Fiesta y el Reglamento estén en constante evolución a través de una revisión permanente por elementos especializados técnicamente en los temas taurinos, toreros, ganaderos, empresarios, prensa especializada y aficionados representados por universitarios de prestigio en contacto con la fiesta y de las opiniones del público, capaces de renunciar a sus propias ideas y defender la Fiesta siempre de manera objetiva.

 

2°.-Que los medios se sientan obligados a tenerla en cuenta, explicar e informar de todo lo que afecte a la Fiesta.

 

3°.- Que todo lo que afecte a la Fiesta tenga libertad de funcionamiento y consideración como p.e.: ser de INTERÉS TURÍSTICO.

 

4°._ Que todos los partidos políticos españoles, se obliguen a tener un representante que se ocupe de los temas de la Fiesta, defendiéndola de acuerdo con lo que opinen sus simpatizantes.

 

5°.- Apoyo a la difusión por los canales que llegan al turismo, tratándola como un producto nacional, igual que el vino, el sol o las playas y el valor cultural de los museos y los monumentos.

 

6°._ Que todos los terribles problemas que se han promovido," no se sabe como" respecto a la carne de los toros. La glosopeda, las vacas locas, la lengua azul, etc. que no han producido ninguna víctima humana, se traten como un caso mas dentro de la cabaña ganadera, no con la saña que ha tenido que soportar  el ganado bravo, que es por otro lado una fuente de riqueza nacional exclusiva, que debería ser merecedora de un trato de favor especial. Los que están cayendo perjudicados económicamente, son muchos mantenedores de la Fiesta

 

7°._ Si el Estado considera, por lo que sea, que perjudica algo de interés nacional. ¡Que la quiten de una vez!, pero no de esta forma de presión lenta, que es como matarla a pellizcos.

 

8.- La Fiesta no recibe ayudas económicas, ni las necesita, lo que quiere es " IGUALDAD” con otros espectáculos y la consideración oficial de sus valores.

- Que se informe bien: Sus autenticas raíces históricas.  Su presencia en la pintura, la música, la literatura al máximo nivel intelectual en todo el mundo.  Sus valores objetivos al ser aceptada y a veces rechazada por personas de todas las ideologías sin estar encuadrada en ninguna.  Su realidad como, formación cultural propia.  Su imparcialidad y funcionamiento, absolutamente democrático, respetuoso y responsable incluso ejemplar ante las presiones a que siempre ha estado sometida y donde su comportamiento, incluso el de su público podía en muchos casos, considerarse como una escuela de humanidades popular.

 

9°.- Si la Política tuviese una sola manera de analizar los problemas con imparcialidad, comprendería que la Fiesta de los Toros es muy importante para la nación donde: Se inventó la Fiesta.

La Fiesta, ha evolucionado través de los años.

La Fiesta, ha tenido el apoyo y la censura de monarquías, republicas y partidos liberales, carlistas, de derechas y de izquierdas, totalitarios y de todas las tendencias.

La Fiesta, sobrevivió sin el apoyo de ninguno.

La Fiesta, ha sido para todos una fuente de ingresos.

La Fiesta, apoyada por el deseo espontáneo del pueblo ha superado todas las dificultades, prohibiciones y problemas políticos de todo orden, que la han afectado a través del tiempo.

La Fiesta de los Toros es una mina de oro, es el petróleo que tiene España esta riqueza nacional ,nunca se ha sabido desarrollar ni promocionar bien, incluso siempre se le han puesto dificultades.

Es una cosecha natural de dinero, que los políticos en lugar de regar y cuidar, dejan que crezcan las malas hierbas y desvían los recursos que podría necesitar a otros menesteres.

 

LA DIFUSIÓN MEDIÁTICA

 

En el Congreso Internacional de Ganaderos, celebrado en Cáceres en el mes de Octubre del 2005, se habló de los toros y de la información.  Hablaron y muy bien destacados periodistas, hubo criterios muy acertados reconociendo que la información taurina no es muy amplia ni en los contenidos ni en el tiempo. Todo lo justifica esa palabra que se aplica en la actualidad: La Audiencia.

Hemos pensado mucho en el tema.

Hay periódicos, que sin hacerla de manera exhaustiva, tienen una información taurina constante y si la suprimieran, seguramente perderían lectores. Hay otro que informan en plena temporada. Y la mayoría esperan un acontecimiento excepcional para darlo,  porque es noticia.

Esto hace pensar en aquello de que es lo primero: “El huevo o la gallina".  En la correlación entre audiencia e información, no se sabe que es lo primero.  Cuando el lector "busca" algo en el periódico, tiene que saber lo que es, y lo sabrá si el periódico da habitualmente información sobre ese tema determinado.

La Fiesta en su espectáculo, necesita un público que se construye con aficionados.  Ser aficionado a los toros en difícil y necesita conocer muchas cosas. Serían los medios los que podían hacer esta labor. La Fiesta permanece, debiendo tener su notoriedad mediática.

Pensando en este asunto y convencidos de que la fiesta no es solo su espectáculo. Y está llena de noticias, curiosidades y cosas del máximo interés, nos vamos a atrever a confeccionar un índice, de donde, estamos seguros, que cualquier buen periodista, podría sacar materia para estar hablando de aquello todo el año.

La Fiesta es tan rica de valores, con tantos matices, tantas vivencias, que es un constante filón de noticias valiosas, sin necesidad de revolcarse en las panderetas de las noches de farra, ni en los revolcones que ahora se dicen "del corazón", que también los tiene, pero no significan nada ante la fuerza de la Fiesta sabiéndola ver bien y en todas sus dimensiones.

 

Todo el año.

Alrededor de la Fiesta de los Toros hay un amplio sector de personas que en diversas formas, realizan funciones y actividades muy especiales que por sus peculiaridades son muy importantes son un mundo especial, distinto, interesante y tremendamente curioso.

 

La medicina taurina.

Los cirujanos taurinos "son especialistas que se suelen formar de una manera muy difícil, para poder resolver situaciones muy complejas y casi siempre al límite, cada uno es un archivo de experiencia que son a veces curiosísimas y siempre interesantes.  Las anécdotas.  Las enfermerías.

Las ambulancias especiales y todo lo que forma y conforma, los equipos que se enfrentan a la tarea de defender las vidas de los toreros, en los momentos de ser victimas de una cogida, incluso durante su recuperación que a veces es larga.

 

Debajo del traje de luces.

A cada torero, le tapa el traje de torear, un montón de cicatrices.

Cada una tiene su historia. El público no las ve y son los periodistas los que pueden hacerlas noticia, en cualquier momento.

 

Los viajes.

Los toreros tienen muchos miles de Km. viajados para el desarrollo de su profesión y algunas veces han pasado cosas que contadas, son noticia, incluso tienen gracia, son cosas que en la mayoría de los casos están llenas de vida y gustan.

 

Las plazas de toros.

Todas tienen una historia de sus porques, como, cuando y donde.  Su desarrollo y cosas que han ocurrido. Son además interesantes lo datos numéricos, aforo, espectadores, que vienen y cuando, que no vienen y por que. Propiedad, empresarios, impuestos, problemas. 

Hechos, toreros famosos.  Su proyección actual.

 

Los empresarios.

De donde salen los empresarios. Dinastías, el ejercicio de la profesión. Su relación con ganaderos y toreros. Sus obligaciones con Entidades Oficiales: permisos, impuestos etc.

 

Ganaderías.

Datos, número de reses.  Extensión de pastos Hechos históricos.  Anécdotas Elementos de trabajo: vaqueros, ayudantes, servicios, caballos, cabestros, tractores, camiones, veterinarios, edificaciones, elementos en arriendo etc. etc. 

Traslados actuales y antiguamente.

Problemas con empresas y aficionados.

Faenas de campo imprescindibles y de excepción.

 

Todo un mundo pleno de historias, a veces romántico, otras seco, duro y cruel.  Un mundo que está ahí, y permanecerá a pesar de los pesares.

 

 

Seleccione la imagen para regresar al inicio

 

 

 


INICIO CREADORES CULTURA DEFENSA TORO DICCIONARIO EL TORO ENCIERROS .... IMÁGENES LA FIESTA TOREROS G.L.U. ENLACES COMENTARIOS DESCARGAS VIDEOS

C/Virgen de Lourdes, 36. Posterior - 28027 MADRID

Teléfonos 91 403 49 47 - 653 83 22 02 - Fax 91 404 23 48

e-mail: oficina@ganaderoslidia.com

G.L.U. Copyleft 2.005

Diseño y Edición - Webmaster:  Reyes Aguirre